lunes, abril 30, 2007

No compartirás material pornográfico con tu familia: II parte


Hace ya unos meses que hablé de este tema, sin embargo -a pesar de mi convicción- he roto este sagrado onceavo mandamiento:

Comparto material erótico con un familiar.

Gracias a Dios no es mi virginal madre, ni mi virginal padre, ni mi virginal hermano de 23 años (¿alguien capta la ironía?); pero sigue siendo un familiar directo: mi tío... Y a cada cómic prestado me deja más y más impresionada.

Es curiosa la capacidad que tenemos los seres humanos de no captar ciertas conductas o rasgos de la personalidad de nuestros familiares más próximos. No sé si son ellos que frente a nuestros ojos cambian de actitud y adquieren una personalidad más madura, o los más jóvenes que nos negamos a ver que éstos fueron una vez jóvenes y que todas las locuras y barbaridades que hacemos en nuestro tiempo libre ellos ya las hicieron antes. Supongo que en general ambas posibilidades se fusionan para dar paso a un concepto distorsionado y "políticamente correcto" de cómo son nuestros familiares.

Un adulto que tenga una relación con nosotros por lazos sanguíneos o por ser hijo de Pepito o amigo de su hijo Menganito, siempre actuará de forma distinta a aquellos que conozcamos de forma casual y sin ningún nexo que reprima su actitud... Realmente nunca sabes qué te has encontrado ni qué te encontrarás...
La verdad es que estoy contenta porque al final tengo cómics eróticos desperdigados por mi cuarto sin que mi familia piense que estoy totalmente depravada.

¡Un punto para mi tío!

Pd.: Y para complementar unas imágenes de Guido Crepax autor de Hello, Anita! (uno de los cómics que me ha prestado) y sobre todo recordado por Valentina.

2 comentarios:

Un año en Amman dijo...

Uff, demasiadas actualizaciones en poco tiempo...

Por un lado, ser hipppie es caro y está pasado de moda. Yo creo que cuando vas a sitios con un reconocido historial hippie es un poco como en las reservas indias de EEUU. Cuando llega el turista se visten con las plumas y tal y al sonar el fin de jornada, vuelta al chandal y a la fábrica.

Respecto a la peli, yo desde "Asesinato 1,2,3" no me he vuelto a acercar a nada en lo que haya participado Sandra Bullock. Es la típica actriz que tendría que haber muerto tras Speed para que convertirse en un mito y hacernos pensar cuan lejos hubiese llegado de haber vivido...

Lo feo de compartir esas cosas con la familia es que pierde el componente diferenciador, el "yo soy distinto".

s18d9 dijo...

No t niegues la evidencia wapa... ESTÁS TOTALMENTE DEPRAVADA!

Pero yo t quiero así xD

Bsos