lunes, octubre 01, 2007

Start!

Una de las cosas que más me jode de la isla en la que vivo es ese afán perfeccionista que caracteriza a los constructores de obras públicas. Tan perfeccionistas son que cuando construyen algo lo tienen que reconstruir o arreglar siempre al cabo de unos meses.


Se hace un parque... ¡Uy! ¡Qué nos olvidamos de hacerle un parking subterráneo! Y tan solo a seis meses de su inauguración ya está siendo derribado para el nuevo proyecto.

Se hace una carretera con paseo a los lados... ¡Uy! ¡Qué nos olvidamos de que prometimos que esto sería un "pulmón verde"! Y en tan solo seis meses de su apertura ya se están mirando nuevos proyectos de demolición y reconstrucción.

Se construye un metro... ¡Uy! ¡Qué nos olvidamos de hacer desagües para que los usuarios no se ahoguen cuando llueva ligeramente! Y a los cuatro meses ya está cerrado pendiente de remodelaciones y obras para reparar el estropicio.

¿Para qué vamos a hacer las cosas bien si tenemos goma de borrar?

Mi crispación viene a que el metro de Palma tiene una práctica parada en la UIB (la universidad más alejada de cualquier tipo de civilización). Tan práctica parecía que, cuando lo inauguraron, se redujo el número de autobuses que hacía el recorrido con destinación al centro universitario.

Sin embargo, como ya he mencionado antes, en esta isla las cosas son de todo menos duraderas: Hace un par de meses hubo una de esas lluvias veraniegas un poco fuerte que produjo inundaciones en el metro obligando a cerrar una parada por precaución. ¿Qué se hizo para evitar que se repitiera el problema? Nada, absolutamente nada. Limpiados los estropicios el metro siguió con su rutina.

Tuvieron todo el verano para arreglar el problema y no se hizo nada... Pues bien, hace una semana llovió y se volvió a inundar. La situación pasó a ser ligeramente peligrosa para los usuarios ya que no se puede confiar en el informe meteorológico de las noticias de la mañana para decidir si ese día se puede disponer de ese tipo de transporte o no. Cerraron el metro.

Cerraron el servicio a una semana de empezar la universidad y con menos autobuses en ese recorrido.

¿Consecuencia? Hora y media dentro de una cafetera abarrotada de adolescentes convencidos de que al ser universitarios son más "cool" y populares (maldito cine americano que les corrompió).

He llegado a mi casa con un ataque de odio hacia la humanidad, así que me he encerrado en mi cuarto con mis muñequitos de vudú y me he vengado del mundo. Qué triste que finalicen así mis vacaciones.

4 comentarios:

Misaoshi dijo...

Diox...

Si es que lo piden a gritos el Golpe de Estado..

Si el transporte público es penoso... no digamos ya encima que lo han reducido... diría que por eso no voy a la Universidad (y no porque me da pereza estudiar), así quedo como más rebelde xD y ahora mismo colaría jajajaja

Buen momento para pensarse lo del coche-moto T_T

Kaworu dijo...

Si te sirve de consuelo yo que me quedo encerrado en un atasco durante una hora por la mañana llegando a las 9 a clase u.u el coche es peor solucion que remedio, hasta las 10 es imposible circular

Misaoshi dijo...

Pues menos mal que cerraron el metro... imaginate ayer la gente que estuviera en Son Sardina o Son Castelló...

Ahora eso sí... QUE LO ARREGLEN JODEEEEERRRRRRR

Saludos :)

Jill Bioskop dijo...

¡¡Hubiesen salido buceando!!

xDDDDDDDD