jueves, noviembre 15, 2007

Tarot

Aunque soy una persona bastante escéptica en según que temas siempre he sentido una rara curiosidad hacia las cartas del Tarot. Me hace gracia pensar que, de alguna forma, se puede predecir el futuro sólo leyendo una serie de cartas. Una de mis debilidades era poseer una baraja para poder aprender a interpretar las cartas y comprobar en carne propia si realmente se podía adivinar el pasado, el presente y el porvenir de una persona.

Pues bien, como soy un poco pesada y en una semanita alcanzo la edad que contiene dos patitos, Joan y JuanLu me han regalado una baraja de Tarot de Marsella (con libro explicativo incluído). Ni corta ni perezosa he barajado y he comenzado a echar las cartas y a traducir su significado vía libro.

La primera tirada me ha dicho en pocas palabras que mis problemas sociales se deben a malentendidos y que si no me planteaba las cosas antes de que me sentaran mal la cosa iba a acabar muy mal. Quizá la interpretación haya sido manipulada inconscientemente por mí y ya supiera de antemano que eso era lo que ocurría y lo que tenía que hacer.

La segunda tirada ha sido un poquito desastrosa pero al fin y al cabo tenía algún sentido para el consultante.

La tercera tirada me ha hecho reflexionar sobre la "profecía de autocumplimiento".

Las profecías de autocumplimiento son afirmaciones de lo que pasará en un futuro que no se cumplirían si no se hubieran predicho. Se da cuando al predecir un hecho se actua de forma que finalmente se provoca lo predecido.
Estas profecías se dan sobre todo en la psicología, economía, sociología y en educación.

Para explicar mejor este fenómeno ejemplificaré con un caso en el ámbito de la educación:
En un estudio de Rosenthal y Jacobson se comprobó que si cogía un grupo de alumnos al azar y se les comunicaba a sus nuevos tutores que eran superdotados al cabo de un año el CI de los niños había aumentado considerablemente.
Curiosamente también puede darse a la inversa y si se informa a los tutores que los niños tienen graves problemas de aprendizaje el niño fracasará académicamente. En pedagogía nos advirtieron de ello.

Esto se debe al efecto pigmalión: a que el comportamiento de los profesores cambia según las expectativas sobre el alumno potenciándole o desmotivándole.
La creencia sobre un hecho concreto y tener expectativas sobre su cumplimiento provocan la aparición de mensajes y conductas que incitan su aparición.

¿Somos entonces nosotros quienes rebuscamos un significado a cada interpretación hasta encontrarle sentido? ¿Somos los que hacemos que las predicciones se cumplan? Los que fuerzan la realidad para que la historia acabe tal y como las cartas vaticinaron.

Tendré que seguir investigando. Así que los que quieran ser mi conejillo de indias que levanten la mano.

3 comentarios:

Marisa dijo...

Bueno yo llevo años consultando el tarot así que si necesitas ayuda en algo puedes preguntarme.

s18d9 dijo...

YO m presto voluntario... a ver q barbaridades m dices! ;)
Bsos bombón ***

Jill Bioskop dijo...

Marisa: Cuidado no te tome la palabra y te nombre sensei del tarot xD
A ver si tú puedes contestarme el por qué cuando cojo una carta al azar siempre es la sacerdotisa... Da un poquito de mal royo.

S18d9: A tí te diré cosas malas a drede... Es broma, cuando quieras te echo las cartas y practico. En mi clase ya hay cola de espera, aunque por ser tú te cuelo. Eres VIP.