sábado, enero 28, 2006

Di que NO

El gobierno, como dulces ángeles de la guardia "memetoentodoloquenomeinteresa", nos salvaguardan de elementos nocivos para nuestra salud como las drogas, el alcohol y el tabaco... Sin embargo no abarcan el problema más embarazoso y más nocivo que actualmente está afectando a nuestra sociedad:
La fiebre del Sudoku.

¿Quién inventó este juego macabro? La verdad es que no lo sé y buscaría a su autor si no estuviera ocupada con tanto número desquiciante.
¿Tememos la fiebre aviar? ¿Tememos posibles pandemias? Amigos míos, temed la existencia del Sudoku y rezad para nunca tener la oportunidad de intentar resolver uno... No porque sea imposible (ya que suelen ser bastante fáciles) sino porque son adictivos, adictivos hasta rozar la peligrosidad.

Varias teorías -posiblemente erróneas- me han hecho llegar a la conclusión de que este "inocente" juego es una táctica militar para destruir la población occidental antes del ataque definitivo.

El Sudoku anula a las personas.

La prueba:

Los estudiantes de la UIB mantienen la cabeza gacha en clase, concentrados, escribiendo todo el rato... los profesores, inquietos, creen que toman apuntes hasta en los silencios... pero no, los alumnos: hacen Sudokus.
El número de infantes mal atendidos crece de forma desmesurada, sus padres ya no les hacen la comida, ya no les limpian la ropa, ya no les dan caricias: hacen Sudokus.
Ya no comemos, nos debilitamos haciendo Sudokus.
No vemos la televisión, nos desinformamos haciendo Sudokus.
Ya no leemos el periódico, buscamos directamente la página dedicada a los entretenimientos y... nos saltamos los chistes, nos saltamos hasta nuestro amado crucigrama y... adivinad: hacemos Sudokus.

He llegado hasta a soñar con ellos.

¿Quién nos ataca así?
¿Permitiremos que la humanidad acabe así?

Di NO al Sudoku.

No hay comentarios: