domingo, febrero 05, 2006

Escribir

En un impulso de vanidad literaria se me ocurrió la genial idea de escribir un libro por puro interés monetario y bajo el objetivo de enviarlo al premio Planeta y rezar para que los libros presentados este año sean aún más malos que los de años pasados (no diré fechas exactas para no herir la sensibilidad de nadie). Sin embargo este pequeño experimento me ha enseñado muchas cosas, entre ellas, no subestimar el esfuerzo de alguien a la hora de escribir un libro -por muy malo que sea este-.

Se necesita información, constancia y un altas dosis de creatividad, a parte de una obsesión casi enfermiza hacia la perfección.

Escribir un libro no es tan solo plasmar ideas en un papel, también es leer y releer lo escrito para perfeccionarlo y no cometer errores durante el desarrollo de la historia; escribir un libro es dotar de personalidades distinas a diversos personajes y darles un pasado, un presente y un futuro, una evolución como personas imaginarias que viven entre las letras de un texto de 200 páginas.
Es meter "paja" para que la lectura no sea tan intensa, es dar a la historia una historia y que esta sea coherente con la época que enmarca.

Escribir un libro decente es difícil... que sea bueno es de genios.

2 comentarios:

elijah dijo...

sí que es dificil... mi mama estuvo como dos o tres años para terminar una novela. Leia, y releia, y releia..

Jill Bioskop dijo...

Wow, eso es decisión. ¿Qué tal le fue?