jueves, enero 18, 2007

Acabo de cumplir ventiún años...

Acabo de cumplir veintiún años y aún no sé que hacer con mi vida en un futuro. Y... ¿Sabéis qué? No me importa. La vida es muy corta y hay mucho tiempo para agobiarse.

Es muy complicado determinar qué modelo de vida se ha de llevar para alcanzar la felicidad; es cierto que no tengo mucha experiencia en el tema, ya que dos décadas no me permiten tener la sabiduría de un centenario, y que mi opinión es tan solo subjetiva... que cada persona tiene su ideal de felicidad y su tiempo para alcanzarla. Sin embargo, algo os puedo decir con total certeza: ser infeliz en el presente para alcanzar una felicidad futura no te garantiza ni que la alcances, ni que en ese futuro ese modelo de felicidad te convenza después.

"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad."
Pearl S. Buck (1892-1973)

Entiendo que una persona tenga responsabilidades y que se preocupe por ellas, que hay que ser realista y no vivir tan solo el presente sin preocuparse por lo que llegará después.
El cuento de la cigarra y la hormiga, el de La lechera y muchos más nos hablan de ello: no soñar en vano y no hacer el vago para llegar a algo en la vida. Cuentos con moraleja que nos dicen que camino seguir.
Hay gente que los sigue al pie de la letra sin pensar que también hay otros cuentos. Historias que no hablan del futuro ni pretenden dar lecciones conductuales, simplemente se centran en el presente, en personas que finalmente se liberan y deciden hacer algo que siempre han deseado sin importarles lo que puedan pensar o creer el resto.

Está bien ser responsable en cierta medida, pero no centrarte tanto en ello hasta que te agobie el hecho de estar viviendo.
Sé que siempre hay alguien que espera algo, que siempre hay alguien con unas expectativas sobre nosotros, pero a veces cumplirlas todas conlleva descuidarnos y ser infelices. ¿De qué nos sirve entonces no defraudarles?

No seguir mi ejemplo, demasiado dionisiaco, ni el de ningún otro. Solo hacer lo que nos gusta con cierta frecuencia sin sentirnos culpables por estar perdiendo el tiempo.

"Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas."
Pablo Neruda (1904-1973)

(dedicado a quién él ya sabe :p)

6 comentarios:

Marisa dijo...

Ana, cuánta razón.

Me ha encantado esta cita
"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad."

Creo que me la voy a aplicar desde ya.

Besos!!!

paurullan dijo...

Et dono completament la raó. Ni tan sols intentaré defensar el meu estil de vida. Tampoc negaré que disfruto molt de la meva existència però que amb un bon canvi d’actitut podria ser encara millor. Ara falta trobar com.

Gràcies, fruuu! ^_^

Jill Bioskop dijo...

Que adorable conejito *__*
\ /
(\_/)
|o.o| <-- Fruuu!
( w )
0 0
O( . )
L L

Jill Bioskop dijo...

lo anterior quería ser un conejo no anoréxico T_T

elijah dijo...

hola! tanto tiempo

muy oportuno tu post,justo ahora q estoy tan confundido... va, siempre estoy confundido... lo que en realidad no quita, sino que más bien afirma, el hecho de que ahora lo estoy :s

en fin, como siempre es agradable leerte :)

elijah dijo...

perdón, que descortés lo mío:

Muy Feliz Cumpleaños

=)