miércoles, septiembre 05, 2007

Jill vs... lo que sea

Ayer, entre reflexiones existenciales, llegué a una pequeña (pero sin duda importante) conclusión: Si he de escoger entre enfrentarme a psicópatas, fantasmas o zombies escogería sin duda la última opción.

Sobrevivir a un episodio zombie puede resultar agotador a causa de las largas carreras y ligeramente asqueroso por la lluvia constante de vísceras hacia todas las direcciones; sin embargo es posible y relativamente fácil.

A los zombies se les vence con la inteligencia y, gracias a Dios, son corpóreos. Un tiro entre ceja y ceja y todo no-muerto de carne y hueso se queda frito del todo. Una delicia: no esquivan balas, no atraviesan paredes y no te persiguen con escopetas de francotirador. Son solo incomprendidas personas en avanzado estado de descomposición con hambre voraz y una atracción sobrenatural hacia tus huesos.

En cambio, los fantasmas... Valientes hijos de puta. Etéreos excepto cuando les conviene te poseen y obligan a masturbarte con cruces (que conste que nunca me ha pasado, no tengo cruces por casa), te lanzan objetos punzantes, te encierran en un televisor, te atacan psicológicamente hasta volverte loco o te desmenuzan como a un trozo de pan. ¡Todo ello sin inmutarse! Porque intenta cargártelos sin conocimientos de magia negra, blanca, sin fe en la cristiandad o en otros paganismos.

¡Oh! ¡Y los psicópatas! Esos mortales (porque sí, si te esfuerzas se mueren) que sienten un placer morboso exacerbado hacia el sufrimiento ajeno y en la excesiva escenificación de sus crímenes (ganas de llamar la atención) y que nos persiguen incansables por las bastas llanuras desérticas.
Si intentas escapar de un psicópata y no lo logras a la primera no te esfuerces, a la segunda ocasión acaban contigo.
¿Por qué ellos, normales y humanos como sus víctimas, acaban ganando siempre?

  • Mayor conocimiento del terreno.
  • Conocimientos elevados de muchas y variadas formas con las que darte muerte.
  • Aprovechan el factor sorpresa (¿quién sospecha que esa noche sus entrañas serán pintura de pared?).
  • Cuando tienen oportunidad de matarte lo hacen. Nada de dejarte inconsciente y salir corriendo por una sobre valoración de la vida humana; ellos cortan el problema de raíz.
  • Posiblemente, al contrario que tú, no tienen las capacidades mentales completamente mermadas por el terror. Así que no cometerán errores tontos como volver atrás porque se ha dejado la tontería sentimentalista de turno o quedarse un cuarto de hora mirando con horror las pruebas de sus otros crímenes.
Con estos argumentos espero que comprendáis mi reflexionada elección. ¿Contra quién preferiríais enfrentaros vosotros?

4 comentarios:

Pau dijo...

Si sangra pot morir. Així que em quedo amb els psicòpates ^_^

Fènix dijo...

Fantasmas. Ya que voy a morir (porque enfrentar el peligro o huir resultan ideas agotadoras) prefiero que sea viendo un espectaculo de luz y sonido y muebles volando. Algo para recordar el resto de tu vida, vamos.

Kaworu dijo...

Si tuviese que elegir ahora mismo me quedo con fantasmas y zombies, porque luchar con algo que no existe es un placer...

pero no quiero ser aguafiestas asi que seguire el juego:

Teniendo en cuenta que los zombies son tontos y se mueren de un tiro pero que atacan de 100 en 100, lo que hace que se necesiten 100 balas y punteria o un unico lanzallamas. Los fantasmas son lo mas cabron que hay, sobretodo para un ateo, pero es entrar en una iglesia y les jodes. Y los psicopatas no se mueren nunca al primer golpe porque tiene la resistencia de un zombie y suelen tener fuerza como para hacer volar muebles cual fantasma pues dependiendo del caso me quedaria con
1-En un pueblo grande con una iglesia por cada mil habitantes con los fantasmas
2-En un fortin inexpugnable con el psicopata
3-En un fortin lleno de armas con los zomibes.
Claro que como el caso 1 no se da nunca, el caso 2 es improbable y, seguramente, me encontraria como unico arma un cuchillo de mantequilla y paredes de papel y el caso 3 es improbable...

me quedo con loz zombies que son tontos y los puedes llevar a una gasolinera tdoso juntos y una vez alli fuego ^^

Un año en Amman dijo...

Bueno, me he puesto hasta nervioso leyendo el post... sabía que este día llegaría, tener que elegir... la espera ha merecido la pena.

Lo primero, que sepas que más que todo esto, lo que realmente me asusta y para lo que creo que no estoy preparado es para que los pedagogos domineis el mundo.. Cada vez que leo esa frase en el blog, me recorre un escalofrío. Habeis elegido ya como?? Estilo zombie??

Yo sin duda, me quedo con los zombies. Para mi las pelis de George A. Romero y similares no son entretenimiento, son videos formativos, ja ja. Incluyes aquí a los vampiros?? Maestro John Carpenter!!

Los psicópatas no tiene el buqué de un muerto viviente, y los fantasmas, aparte del adjetivo que les has dedicado, me parecen un poco pervertidos con el tema de las cruces y no molan...

Lo que es la hostia es la peli de Swarzenneger en la que mata al diablo con una recortada, con dos cojones.

Gran post... hoy creo que no duermo...