domingo, febrero 17, 2008

Domingo

Es curioso que aunque no sea creyente el domingo sea, para mí también, el día del descanso.

Podría ser que mi pereza dominguera fuera consecuencia del cansancio acumulado durante toda la semana, pero entonces... ¿Por qué se manifiesta este día y no otro? ¿Por qué concibo el domingo como último día de la semana?

Eso es, ni más ni menos, causa de una transferencia cultural.

Y aunque podría exprimirme un poco el cerebro y escribir la crítica de Sweeney Todd, There will be blood o Expiación, opto por dejarme llevar por el rebaño y mantener mi cabecita tranquila y descansada para empezar de nuevo las clases mañana. Porque al ser lunes tenemos que volver a nuestras obligaciones y empiezo el segundo cuatrimestre, lo que conlleva más asignaturas, cambios de horarios y ayunar los martes (tengo clase seguida desde las nueve hasta las cinco de la tarde).

Creo que tener los domingos como día de descanso cerebral es una buena razón para dedicarlos al posteo de cortos que me encantan.

Una mascota llamada Pandora me encantó por el estilo de dibujo y por lo bien que liga la animación con la música. Así que, si queréis ver al que la religión culpa de ser el causante del domingo como "final de la semana" en bicicleta, dadle al play y disfrutad.


2 comentarios:

Misaoshi dijo...

La peli de Sweeney Todd era más sangrienta y extraña de lo que me pensaba... pero me gustó igual ^^ quizás el final demasiado tardío y con cosas por terminar, pero se perdona, deja más a la imaginación.

Jill dijo...

Sí, deja cosas para la imaginación... y yo imagino un hondo y duro trauma xD