sábado, agosto 30, 2008

Gatitos y reflexiones

Anteayer, cuando Jordi y yo nos íbamos a uno de nuestros japoneses favoritos a cenar, vimos a un gatito a punto de cruzar una carretera bastante concurrida. Como acto reflejo lo cogimos para evitarle una muerte segura y nos fijamos de que, a pesar de tener tan sólo unos días, estaba bastante delgado, muy sucio y tenía los ojos llenos de legañas. Su estado nos hizo suponer que su madre había muerto (ya que éstas se pasan el día limpiando a sus cachorros), así que nos lo llevamos a casa de mis suegros.

Allí le limpié las legañas con un paño húmedo hasta que pudo abrir los ojos y luego le pusimos un plato de leche tibia en el que casi se ahoga (en vez de lamer intentaba morder la leche).

Puesto que ninguno de los dos podíamos hacernos cargo de él se lo llevamos a su hermana, cuya gata había tenido descendencia hacía dos días y tuvimos la suerte de que lo aceptara como hijo adoptivo casi sin reparos: a los diez minutos el gatito estaba mamando desesperadamente junto a sus nuevos hermanos.

¿Alguien quiere un gatito?

Dejando a un lado mi preocupante habilidad para encontrarme todos los animales desamparados de Mallorca, este pequeño suceso me hizo replantearme cómo sería mi vida como ente independiente y, desde luego, sé que no habría dudado un instante al adoptar al pequeño Alfred McMiau.

Últimamente algunos amigos míos se están independizando, algo que me provoca una mezcla de preocupación y envidia que hace que reflexione sobre cuestiones que por mi condición económica no me puedo plantear.

Por una parte temo que las cosas no les vayan a ser fáciles a causa de la "desaceleración económica", por su juventud o por hipotecarse tan pronto. Por la otra, el hecho de que ellos ya empiecen a recorrer su futuro me hace sentir como si me estuviera quedando atrás, como si mi vida se hubiera estancado. Una idea que me pierde y desespera, ya que creo que a mis 22 años ya tendría que haber cumplido muchos sueños, empezado a ser responsable, ahorrado para el futuro... ¡Yo qué se! ¡Terminado la carrera!

Se va mi juventud a marchas forzadas y yo sigo prolongando una adolescencia en la que todo lo dionisiaco es prioritario. Sin embargo, no quiero atarme al mundo aún. No quiero decidir el resto de mis días con un trabajo y unos gastos fijos. Quiero viajar, conocer, divertirme, ver Héroes hasta el amanecer e ir a mi trabajo veraniego a reírme sabiendo que aunque no me guste tampoco es definitivo. Quiero pasarme el día soñando con futuros idílicos, con ser ilustradora, con montar mi lujoso restaurante de comida española en Japón y con salir de esta isla y encontrar un lugar maravilloso para vivir.

Quiero seguir soñando con cosas que sé que probablemente nunca ocurran y, a la vez, quiero tener mi propia vida.

17 comentarios:

Mr Blogger dijo...

Alfred McMiau xDXDXD...

En fin chiquilla, las cosas vivirlas paso a paso según te vayan llegando las oportunidades. El futuro es demasiado incierto como para apresurarse demasiado en afrontarlo con tanta antelación. Yo también deseo independencia, pero ahora mismo no podría permitírmelo. Cuando tenga posibilidades reales de hacerlo si empezaré a planteármelo. Mientras tanto, intentaré seguir viviendo mi vida de la mejor manera posible.

albertpelias dijo...

Cada uno decide el ritmo de su vida, no hay normas ni edades establecidas. Quizá ese gente de la que hablas que ya tiene su vida tan hecha, luego con 30 años esté amargada, o quizá no. Son cosas que no se pueden anticipar.

Y precisamente porque no se pueden anticipar, cada uno debemos recorrer nuestro camino siguiendo nuestro instito y lo que de verdad deseamos (y también teniendo en cuenta nuestras posibilidades). Por supuesto que hay que tener cierta responsabilidad, porque tampoco vivimos en el País de la Piruleta, pero siempre siendo fiel a lo que cada uno cómo somos.

Y joder, que tienes 22 años, no te ralles por eso ahora... xD

Carcayú dijo...

No olvides llevarlo a una revisión en el veterinario, te puedes ahorrar grandes disgustos.
Una amiga recogió un gato callejero, no lo llevó al veterinario y... bueno, digamos que ya no hay gato.
¿Para qué quieres independizarte?
Yo tengo dos posibles futuros pensados:
1) Vivir de mis padres hata poder vivir de mis hijos.
2) Parasitar al Estado como el Nota en "El Gran Lebowsky"

El Zorrocloco dijo...

Esta clase de posts me tocan la fibra sensible (por el gato también).

Y es que a mi edad miro a mi alrededor y pienso: "¿No debería haber... más?". Más de todo: experiencias, responsabilidades... vida en general. Yo también tengo esa sensación. Es más, me atrevería a decir que nos da más fuerte a los isleños. Algo así como: "Diooooos, nunca voy a salir te esta p**a isla!!!", mientras hincas las rodillas en el suelo y te arrancas el pelo.

Por cierto, ahora me lees la mente tú a mí... Más de una vez he comentado el dinero que daría una tienda de productos ibéricos en Japón xDDD Aunque lo mío sería más bodega (pero igual de caro, of course xDD). ¿Nos asociamos?

"Zorrocloco y Jill, tapas & grill"

Destila clase por los cuatro tubos de escape!

Toni T Morro dijo...

Sinceramente, a mí eso me da lo mismo. Está claro que llegas a un momento en el cual ves que todo el mundo a tu alrededor se va labrando su vida y va haciendo sus cosillas... ¿pero sabes? cada uno tiene su ritmo, y todo acaba llegando...

Mi hermana sin ir más llejos tiene 23 años y lleva más de 2 fuera de casa; por lo que yo tengo tan buen precedente que todos me miran como si fuera un parásito... pero luego cuando quiere cenar como toca adivina donde va la cabrona xD

Folken dijo...

Ni hablo, ni opino, ni río, ni lloro: Pregunto.

¿El gorrión que rescateste de una muerte segura sigue vivo? Porque esos animales en cautividad tienen baja tasa de supervivencia...

Folken dijo...

Y si, me niego a llamar al gorrión por Su nombre

maroche dijo...

Lo siento, chica. Lamento desilusionarte, pero la vida no se decide de una vez y para siempre. Pasarán los años y cada día (o cada poco tiempo) tendrás que elegir seguir con un trabajo o dejarlo y tomar otro; vivir en una ciudad o en otra; marchar con un amor o quedarte con otro.
Yo me independicé muy pronto, a los 18 porque tenía la suerte (o la desgracia, según la opinión de mi padre) de encontrar siempre trabajos que me permitían vivir más o menos bien. No acabé la carrera hasta años después de estar trabajando en algo que me gustaba mucho, y que no tenía nada que ver con la carrera que había empezado antes de los 18 siguiendo los condicionamientos de mi familia.
No me hipotequé hasta bastante más tarde, y ahora tengo un inquilino que me paga la hipoteca y parte del alquiler de mi actual residencia.
Es probable que en unos meses se acabe mi actual trabajo y tenga que elegir entre ir a otro destino en la península (o seguir en Baleares, no me importaría) o irme al paro y buscar otro trabajo diferente, o hacerme funcionaria europea, o cartera rural, o... yo qué se.
Lo de poder permitiros la indepencia me parece que es un poco hipócrita. Lo que pasa es queréis independizaros pero manteniendo el nivel de vida que vuestros padres han tardado más de veinte años en conseguir.
Pero os deseo suerte. A todos.

Anne dijo...

Si cuando te digo que tú y yo nos entendemos...

Yo los 22 no los veo tan lejos, así que te digo que, joder, todavía quedan 8 pa' los 30, no te me amargues todavía xDDD

Sobre independizarse... mujer, pues claro que nos gustaría que nos lo pagaran todo como en casa. Pero no somos idiotas: sabemos que tendremos que empezar desde abajo. Lo que yo creo es que hay que pensar que la cosa va a mejorar (y hacer algo por mejorarla, claro).

PD: Me encanta el nombre XDDDD

sir Andreu Heineken I de Arcadia: dijo...

pues me siento igual que tu respecto a lo de madurar y tal. No sé parece que hace 4 o 5 años que no crezco :S

Lucía dijo...

De una que sí se lió la manta a la cabeza a los 22 y se metió en un berengenal del que seis años después no sabe como salir ... vive tranquila la vida que tienes ahora.

La independencia es el estado deseable, pero no a costa de cualquier cosa. Disfruta tu juventud y ya tendrás tiempo de preocuparte de recibos o hipotecas.

Bito dijo...

Me fui de casa a los dieciocho años, sediento de vida, y sin ganas de atarme a una hipoteca o a un trabajo estable. Entonces también sentía que si no lo hacía ya no lo haría nunca, pues como tú bien dices, pensaba que la juventud se me escapaba entre los dedos.

Diez años han pasado, y el único consejo que puedo darte es que no tengas prisa. Hay tiempo para todo.

Jill dijo...

Mr. Blogger: No te rías de un nombre tan carismático. >_<

Si no tengo prisa... bueno, sí, un poco... Pero es que me muero de ganas de empezar a caminar mi propio camino.

Albertpelias: Si hubiera decidido mi ritmo de vida ya sería rica, famosa y con un Pulitzer en mis espaldas. :_D

No se puede anticipar, cierto, pero eso no nos quitan las ganas de abrir las alas y tirarnos por el acantilado que es la independencia. xD

Y bueno... responsable soy... para según que cosas. x_D

Carcayú: Pues no sé, porque creo que ya es hora. Estoy cansada de depender de mis padres y de ser un tumor que gasta su dinero impidiendo que vivan la vida. xD

Uhm... yo había pensado en seducir a Bruce Wayne, pero tus alternativas también son buenas.

Zorrocloco: ¡Asociemonos! Pero... tendrás que aprender a bailar flamenco para el restaurante. x_D

Me encanta el nombre de nuestra empresa, muy "chic". xDDD

El efecto "isla" es horrible, de ahí que estemos más desesperados por salir y ver mundo. Es horrible saber que de una costa a otra hay tan sólo unas dos o tres horas de coche.

Toni T. Morro: Gracias a Dios que yo soy la espabilada de la familia y mi hermano aún no se ha ido. Si no le prendo fuego... >_<

Entonces... ¿No tienes ganas de alzar el vuelo? :O

Folken: La historia del gorrión fue muy triste, me pasé días y días llorando por las esquinas por el pobre Fluffy. El problema fue que mi padre trajo a otro gorrión que resultó estar enfermo y... contagió a mi pequeñín. Fui a pedir el medicamento de lo que se suponía que tenía a la farmacia y me lo traían al día siguiente... no sobrevivió a esa noche.

T____T

Maroche:Decimos lo de poder perminirnos la independencia porque con el sueldo que tenemos actualmente no nos da para pagar un alquiler y comer a la vez... tenemos que escoger una de las dos cosas y si escogemos comer no nos independizamos, si escogemos independizarnos no comemos. x_D

Sé que a lo largo de nuestras vidas habrá un sin fin de decisiones, pero hay algunas que determinan hacia qué lado irá tu vida... Por ejemplo, tener un hijo es una decisión en la que no se puede dar marcha atrás.

Anne: La gracia de independizarse es la aventura de ir tirando hasta poder vivir decentemente. xD Me encanta.

Algún día lo lograremos Anne. ¡Hay que ser pacientes!

¿Bailarás flamenco por Zorrocloco cuando montemos la empresa? xDD

El nombre viene de un anime que hacían en TV3 llamado Alfred McCuak. Iba de un pato huérfano. :_(

Sir Andreu: Almenos has empezado a estudiar en serio mi joven padawan. xD

Lucía: Pero es que... quiero disfrutar también de la "juventud" sin padres. T_T

Bito: ¿Y lo mucho que aprendiste en ese tiempo? ¿Quién te quita eso?

Sé que he de ser paciente, pero eso no quita que me muera de ganas. >_<

La-Ruina dijo...

Yo tengo 32. ¡No tengo prisa por independizarme!

El Zorrocloco dijo...

A Anne la vestimos de fallera xD (por si lee esto: ñeñeñeñe xDDD). Y tú con el traje típico de Mallorca, y yo vestido de mago canario tocando las chácaras (castañuelas gigantes).

No puede fracasar! >__<

(Igual hago un post sobre esto, jurl, jurl, jurl...)

Misaoshi dijo...

Con lo bien que se está en casa de los padres... lo único que tiene es que la confianza da asco, la intimidad es pésima y las críticas son contínuas.

Con lo mal que está la economía no sientas que a los 22 años te quedas atrás, lo que hay ilusos que necesitan alcanzar su futuro cuanto antes mejor (aquí la menda que incluso se va donde no conoce a nadie para encontrarlo).

Suerte en la carrera y no tengas prisa por algo que surgirá cuando tenga que surgir.

Liet-Kynes dijo...

XD yo casi te diría que te quedaras el gatito... no dan faena XD, pero bueno, no voy a dar ideas misteriosas ^_^U

Pero si aun eres una chapulina!!! con 22 años aun te faltan años para tener que asumir responsabilidades... y aunque tuvieras que hacerlo... no se, aun eres joven... no tienes tras obligaciones que las del propio trabajo... no te preocupes mujer :P