martes, enero 13, 2009

Estoy enferma

Volví de las rebajas con las manos llenas de bolsas cuyo contenido esperaba ser guardado amorosamente en mi cuarto. Sin embargo, al abrir las puertas de mi armario, un golem de ropa me dejó K.O. de una patada. Se ve que el ordenado desorden caótico* puede llegar a dar a luz a criaturas de la más extraña naturaleza; no sería de extrañar que más de uno se haya encontrado alguna vez con un golem de apuntes, de calcetines divorciados o de objetos variados depositados con desdén en el suelo de la habitación.

Obligada por el extraño ser de camisetas, vaqueros y calcetines, dediqué el resto de la tarde en adentrarme en las entrañas del ropero y adecentar su hábitat. Esta inesperada y costosa actividad tuvo su utilidad: descubrí que estoy enferma.

Llegué a esta dolorosa conclusión cuando se me ocurrió contar cuantos pares de zapatos tengo. Al descubrir una cantidad tan aberrante me quedé helada. ¿Colecciono zapatos? ¿En qué narices me he convertido?

Recuerdo que hace unos años odiaba ir a comprar calzado. No soportaba el tener que entrar en una tienda, discutir con mis padres sobre aspectos estéticos y probarme trescientos zapatos para determinar si eran cómodos o si me harían daño. Es más, sufría como una condenada cuando mi madre o mis amigas se paraban en los escaparates para deleitarse con los modelos disponibles. No podía comprenderlo, no tenía paciencia y me sulfuraba con extrema facilidad.

Hoy me observo y me veo mirando de reojo esos odiados escaparates, deseando algunos modelos y guardando los ejemplares que no son de uso diario en sus cajas después de su uso... para no estropearlos.
Me doy hasta rabia. ¿A qué se debe este cambio, esta obsesión?


Pd.: En el dibujo me puse los labios carnosillos y no esa raja en la cara que en realidad es mi boca... Sed comprensivos, no sabía cómo dibujar un beso.

*Ordenado desorden caótico: dícese de aquel orden en el que uno encuentra fácilmente las cosas pero que es considerado desastre para el resto de la humanidad.

21 comentarios:

El Barón Rojo dijo...

No está usted sola, no está usted sola... Si encuentra terapeuta que la cure me lo comunica que tengo una clienta en casa que lo necesita como el comer

Kaworu dijo...

Yo tengo unas deportivas y dos pares de zapatos, unos para llevar a diario y otros para cuando tengo que arreglarme mas. Y llevo así dos años.
No puedo elegir, pero me ahorro tiempo por la mañana.

paurullan dijo...

No sé quina mala influència hauràs tingut!

missmole dijo...

Es muy común,jeje.

Misaoshi dijo...

Joder y yo que solo tengo dos pares de deportivas rotas de hace 3 años xD (son cómodas) y dos pares de botas xDDD pa qué más... algún día me compraré otros zapatos... algún día... Yo era como tú ahora y he terminado siendo como el tú de antes... (bueno luego tengo unas sandalias pero no cuentan porque no puedo llevarlas hasta verano xD)

Te curarás, tranquila, yo lo hice :D xDDDDDDDDDDDDDDDD

Jill dijo...

El Barón Rojo: Podemos hacer un club. xD

Tú traela y hacemos terapia conjunta.

Kaworu: xD

Yo siempre uso las mismas, ese es el problema. xD

Paurullan: Si es que a veces tu sentido del humor está tan desarrollado que tus bromas no las pilla ni Dios. :)

Missmole: También me pasa con los DVD's

Misaoshi: Eso espero. :_D
Por ahora me he prometido no más zapatos. xDD

Demóstenes dijo...

Yo tengo bastantes zapatos...

Unas botas, unas deportivas cutres, unas más buenecillas, unas tipo converse y unas deportivas de 'vestir' de cuero.

Sí, tengo bastantes zapatos para ser un tío xD, y voy usando todos los zapatos según me pega. Aunque debo reconocer mi predilección por las deportivas cutres (de decathlon) que tan cómodas me resultan.

El que tú hayas resultado ser amante de los zapatos no deja de resultar curioso. Dentro de poco reconocerás tu afición por el maquillaje xD.

dijo...

Mmmm, a mí me pasa lo mismo, pero no con los zapatos, si no con los pantalones... tengo muchísimos, y casi todos vaqueros de colores distintos... sé a qué te refieres con lo del armario, el mío es tipo los dibujos que lo cierras a la fuerza para que la montaña enorme de ropa (incluso zapatos me he encontrado),no se te caiga encima y te aplaste xD

Yo cada vez que miro la ropa que no me pongo, sé que en un futuro, cuando me vea desesperada por conseguir dinero, me puede servir para venderlo, así seguro que no se desperdicia.

Anne dijo...

Yo, si pudiera, coleccionaría botas. Tengo tres pares de caña alta (y muy alta xD) y les tengo echao el ojo a unos botines maravillosísimos que tienen un 20% de descuento...
También coleccionaría converse, por lo cómodas que son. Y se podría decir que colecciono vaqueros, porque no uso otra cosa: tengo como 7 u 8 vaqueros. Y seguiría comprando.

No sé si te curarás o no, pero ¿y lo que mola llegar de compras con todas tus bolsas y ver cuántas cosas nuevas te has comprado?

Vale, yo TAMBIÉN estoy enferma, sólo que no se nota porque no tengo pasta xDDD

Andreu Romero dijo...

El dibujo es mono. Lo bueno de los dibujos es que podemos hacernos la dermoestética sin prejuicios. Akira Toriyama tampoco era un andróide con máscara de gas y así se dibujaba siempre xD. Tendrías que haber pedido una tabla gráfica pa reyes ^.^
Y en cuanto a eso de mirar escaparates... si tuviera mala leche diría que estás mutando en tu mami ^^. Pero a todos nos pasa algo parecido al envejecer. Yo de pequeño odiaba el puré de verduras, ese verde que parece una baba protoplásmica, y ahora me lo inyecto en vena día sí y día también. Misterios genéticos...

Helen dijo...

Lo que describes tan bien en esta entrada es mi pan de cada día. Lo mio es comrar ropa y lo que mas, zapatos. Tengo 3 zapateros solo de zapatos mios, no diré más.

Estamos enfermas, pero somos enfermas con estilo.

Viva las rebajas!!

Mr Blogger dijo...

Tuviste suerte. Hay gente que ha sido devorada por su propia ropa y no se ha vuelto a saber de muchos que no han logrado cerrar su armario a tiempo...

Folken dijo...

Cuatro pares de zapatillas, dos de ellas con agujeros... pero son tan cómodas... en realidad solo uso las de los agujeros, las otras esperan a que el agujero se transforme en un agujero negro y me arranque el pie.

elCanape dijo...

Jill, como dice Andreu Romero, tal vez... cada vez te parezcas más a tu mami. xD

a mi me pasa igual... pero no con zapatos

Anónimo dijo...

guapaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa; vicky

Carcayú dijo...

¡JA! ¡Pues resulta que te pareces más a Carrie de "Sexo en Nueva York" de lo que reconoces!

Ese dijo...

A mí que no me gusta nada ir de compras. Voy a por ropa lo justo cuando ya empiezan a aparecer agujeros en mis camisetas.

H@n dijo...

que vivan los desastres ordenados!!!!
cuanod mi querida madre me echa el puro, yo intento que cuele un rollito del palo "madre, que el mundo tiende por naturaleza a la máxima entropia...al desorden, para ahorar energía, además, así hace menos frio y consumo menos calefacción... venga mamá, deberías darme las gracias!"

la señore se queda con cara de "wft¿?¿?" y me da por caso perdido...

adoro las rebajas!!!! mi enfermedad es que odio gastarme pasta, asiqeu mis reyes suelen ser "vale por un dia entero de rebajas" y yo la mas feliz!!!

Public enemy dijo...

Lo del golem de ropa ha sido super gráfico, xD

Haîmat dijo...

Algunas con tampoco y otras tan sobradas de pares. No es que estes enferma, es que eres una ansias, aunque no se si tiene remedio XD

Te he apuntado a una iniciativa en la que se sortea un paquete misterioso. SI te apetece saber de que va o algo, pásate

http://dominandoelmundo.blogspot.com/2009/01/mikems-site-te-regala-este-paquete.html

Neutrino dijo...

Pues acabo de mirar en mi armario ropero y esta casi vacio. No hay casi nada. Yo también debo estar enfermo pero de lo contrario. Odio ir de compras.
PD- eso si lo poco que tengo lo desordeno siempre que puedo.

Un abrazo