jueves, abril 20, 2006

Orgullo y prejuicio de Jane Austen


Tras la nueva versión cinematográfica de una de las obras de Jane Austen mi madre desarrolló una especie de obsesión hacia esta educada historia de amor y odio que crece y se extiende con un exquisito vocabulario: Orgullo y prejuicio. Así pues consiguió la versión anterior de la película (unas seis horas de largometraje dividido por capítulos) y el libro.

La primera versión de esta novelita (la de seis horas) es una adaptación perfecta de aquello escrito en papel. Pero a pesar de su perfección, la historia tan solo se aprecia en toda su plenitud cuando leemos el libro, puesto que los comentarios de la narradora sobre las costumbres de esa época son muy interesantes.

Muchos escritores se pierden en descripciones interminables para que el lector se imagine a la perfección el paisaje que envuelve a los personajes y cómo son estos, Austen se aleja de esta constante para darnos una historia repleta de diálogos y pensamientos con un uso precavido e incluso pobre de descripciones, que a pesaz de su escasez no nos impide imaginar fácilmente los escenarios en los cuales discurren la obra.

Finalmente, lo último que cabe destacar de Orgullo y prejuicio es que muchos pecarían de calificarla de "culebrón" por tratar tan solo de los amores y desamores de unas hermanas, sin embargo creo que dista bastante de alcanzar este término gracias a la simpática personalidad de los protagonistas y al elaborado diálogo de cada uno de sus personajes.

Un dato interesante es que El diario de Bridget Jones se puede considerar una versión moderna de esta novela. Siguiendo el hilo argumental de Orgullo y prejuicio llegan hasta a utilizar el nombre del protagonista masculino (Sr. Darcy) para nombrar al protagonista masculino de esta película, que curiosamente es el mismo actor.

1 comentario:

s18d9 dijo...

Ahora q ya he visto la nueva, cuando quieras la vemos... Bsos wapa