sábado, diciembre 02, 2006

Triufando y presumiendo


De pequeñita un día mi madre me dijo unas sabias palabras que en su debido momento no comprendí: "para presumir hay que sufrir". Este dicho se lleva trasmitiendo de madres a hijas desde hace siglos, sin embargo actualmente está totalmente desfasado.

"Para triunfar hay que sufrir" debería decirse, ya que en la sociedad actual para trabajar hay que tener cierta presencia, sobre todo si eres mujer.
Los zapatos de tacón es la mismísima prueba de esta afirmación. Todas las mujeres de negocios llevan zapatos de tacón, faldas ajustadas y chaqueta elegante en pleno verano.
Es lo que diferencia a las personas de vida ajetreada de las personas de vida ociosa. Es el "chic" del éxito: manga larga y zapato alto. Una distinción social.

Los zapatos de tacón tienen cierto carisma que absorbe la persona que los porta. En discotecas se liga más, en las tiendas se te trata mejor y en las entrevistas laborales se tiene mucho más éxito. Se consideran estéticos y es el esencial elemento de un "look" elegante. Nos da igual que nos sangren los pies o que por falta de costumbre al día siguiente tengamos agujetas de llevarlos. Lo importante es llevar tacones y un bolso a juego.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Seguro que el significado ha quedado obsoleto? Me esfuerzo pero las dos expresiones me dicen lo mismo: Por alguna extraña ley cosmica estamos obligados a sufrir mil tormentos para crear una imagen sin importar que nos corresponda o no.

Jill Bioskop dijo...

Creo que la diferencia de las dos expresiones se basa en su finalidad.
Cuando la mujer sólo vivía para procrear (xD), sufría para presumir y mostrar sus encantos.
Ahora, que el tener hijos o no ya no es el motivo de nuestra existencia, sufrimos para tener un aspecto que emane éxito de nuestros poros.

En las dos estamos obligados a sufrir los tormentos necesarios para crear un espejismo que no nos corresponda, que nos diferencie del resto.

Marisa dijo...

Supongo que ahora que somos jóvenes, sufrir para ser bella es lo que manda. No me veo con tacones para otra razón que no sea para ligar...