miércoles, enero 24, 2007

Música

Siempre digo que a cada tipo de música le corresponde un momento y a cada canción una época. La música no es tan sólo ritmo y letra es, además, la expresión de nuestro estado de ánimo. Un compañero fiel que nos cantará dulces baladas cuando estemos decaídos y alegres notas cuando seamos felices, solo depende de la canción, del grupo y de lo que represente para nosotros.

Hay canciones que en ciertos momentos de nuestra vida nos encantarán, porque hablan de algo que nos está pasando en ese momento y que posteriormente no serán capaces de provocar las sensaciones que nos brindaba. La gracia está ahí, en ir variando según el momento.

Sin embargo hay canciones inmortales para nosotros; canciones realmente buenas que prevalecen en el tiempo sin depender de modas o nuevas versiones, ni tan siquiera de nuestro contexto personal; son aquellas canciones que a pesar de tener diez años nos hacen mover el pie a su ritmo, o bien saltar en un concierto o bailar desenfrenadamente en una discoteca. Leyendas de la música.
Las buenas canciones nunca mueren, pasa con el heavy, el rock, la música electrónica e incluso con el pop.

Mis inmortales:

Mad about you de Hooverphonic
Sweet dreams de Eurorythmics
T.N.T de ACDC
Collide de Anarchy club
Welcome to the jungle de Guns n' Roses
Mama said de Metallica
Enter Sandman de Metallica
Lacrimosa de Mozart (gilipollas de mí, MozarT, MozarT... no Mozard -___-U -Pero bueno, lo importante es la canción-)
Money de Pink Floyd

No hay comentarios: