domingo, octubre 21, 2007

Vírgenes

Cada vez que llega el día de las vírgenes mi cabeza se llena de recuerdos.

Cuando iba a EGB este día era recordado cómo el día de los buñuelos. ¿Quién quería la cutre flor que vendían los que se iban de viaje de estudios si, con ese mismo dinero, podías comprar una bolsa de seis buñuelos? "¡A tomar por culo las rosas!" gritábamos todos al unísono.

Durante la ESO el panorama cambió drásticamente. Para las chicas conseguir una flor era mucho más importante que cuatro buñuelos llenos de escupitajos hechos por otros alumnos. En esos años la lucha por las rosas era una batalla llena de extorsión, sobornos y amenazas. Lo más importante era salir de clase con más flores que la chica "cool" de la clase para que toda su seguridad se tambalease y desmoronase durante un par de semanas.
Aún recuerdo cómo en cuarto de eso llegué a casa con un ramo de quince rosas como trofeo de mi aplastante victoria. Paradógicamente fue el año en el que no amenacé ni extorsioné a nadie. Quizá las amenazas de otros años perdurasen para ese.

Lástima que ese fuera el último año en el que me podrían regalar rosas sin carga irónica.

Actualmente este día carece de importancia; el no tener con quién competir hace que todo este asunto pierda la gracia. Si no llega a ser porque ayer me regalaron claveles ni me hubiera acordado.

Una pena perder un poquito de ilusión cada año.

2 comentarios:

Misaoshi dijo...

Bueno, a mi ni antes ni ahora xD no te quejes xDDDDDDD

qué triste ^^

Jill Bioskop dijo...

Es que muy pinta de casta... xD
Es broma :p

Opta por las amenazas, la extorsión y el chantaje emocional. Aunque no lo creas son las técnicas más comunes y usadas.