lunes, septiembre 08, 2008

El día que perdí el coxis

Al final me decidí y, tras veintidós años de vergüenza, le robé la bicicleta a mi madre y me dispuse a aprender el maravilloso arte del equilibrio sobre dos ruedas. Una excitante aventura veraniega bajo el asfixiante sol de agosto que me hizo dimitir el primer día a la media hora de intentos y, el segundo, cuarenta y cinco minutos después de lograr mantener el equilibrio e incrustarme contra un árbol.

El tercer día aprendí a frenar, a rezar inútilmente a la hora de intentar tomar una curva y a llorar humillada al ser incapaz de subir una cuesta.

Y el cuarto (y último) lograba girar dificultosamente hacia derecha e izquierda. Progresos que me llenaron de valor y me permitieron enfrentarme por segunda vez a la rampa que se me resistió el día anterior: cogí velocidad, potencia y subí tambaleante el desnivel que me separaba de la autorrealización más absoluta.

El viento azotando mis cabellos, el esfuerzo calentando y enrojeciendo mi rostro, mis músculos en tensión, la creciente sonrisa de satisfacción... Superé la prueba, pero en algún lugar de esa cuesta perdí el coxis.

Desde entonces no sólo no monto en bicicleta (hace ya un mes), sino que a veces noto punzadas de dolor al sentarme.

A pesar de todo, lo más doloroso no fue la perdida de pequeños huesos culeros, ni los golpes de los pedales en las espinillas, ni la gravilla incrustada en las palmas de las manos, ni las astillas del árbol penetrando en mi rostro... No, tampoco fue la risa de aquel pequeño ciclista de siete años al verme hacer el ridículo, fue mi imposibilidad de alcanzar a ese pequeño tumor social sobre dos ruedas para darle su merecido.

Sin embargo creo que la humillación no fue en vano: jamás olvidaré lo que sentí cuando me di cuenta de que avanzaba sola, que me mantenía sobre (y no bajo) la bicicleta. El orgullo de haberlo conseguido.

17 comentarios:

FrIkI dijo...

Superar les pors és el més difícil que hi ha. Però és tan difícil com gratificant. Així que, fes-ho per tu.
Una abraçada.

Alfrodo dijo...

Si te sirve de consuelo yo tuve una especie de esguince en la rodilla en el último kilómetro del camino de Santiago en bici XDXD.

Todas formas, debido a mi altura, hace mucho que no cojo una bici, ya que las bicicletas de cuadros grandes son más caras :_ (primero las zapatillas y ahora esto, nos discriminan a los altos ...).Aún así sé lo que se siente cuando aprendes a montar por primera vez a edad tardía(aprendí a los 14, 10 años despues de aprender a montar a caballo).

pd: Sé que no escribo en el blog, pero la burocracia del erasmus y los exámenes no me dejan. Aparte me he enganchado a este manual de rol ( http://necrorama.wordpress.com/) y a Firefly otra vez (cuando los 20 minutos de descanso de estudio me dejan xD).

El Zorrocloco dijo...

Menuda colección de hostias más fina xDD Pedalazos en las canillas... qué tiempos... ;____;

Ya verás la primera vez que vayas en bajada en marcha corta e intentes pedalear. A todos nos pasa al menos una vez [Bwa-ha-ha-ha!].

Me alegro de que hayas superado el miedo. Ahora sólo tienes que superar el orgullo (y buscar a ese niño a darle una buenta tunda! Hmfh! ¬¬).

Cuidado con las viejas y los coches xDD

Ese dijo...

Yo te animaría a que lo siguieras intentando, de verdad, que está muy bien, además ya has pasado lo peor.
Que no sea como el chiste de los locos, que van saltando muros para escapar y en el último deciden volverse atrás por estar cansados.

sir Andreu Heineken I de Arcadia: dijo...

Bueno, no te avergüences de chocarte contra cosas mientras vas en bici, a mi me pasa caminando :S

paurullan dijo...

Moltíssimes felicitats i ànims! Afrontar-se al que no sabem és sense cap dubte feina d'una vida, però no per això hem de deixar de superar-nos!
Besos!

Mr Blogger dijo...

Ya vas por el buen camino. Lo próximo será un hermoso paseo en bicicleta, con el viento meciendo tus cabellos, en frescor de la brisa dando alas a tu libertad, el sentir que con tu esfuerzo puedes llegar a donde te propongas...

eso si, la próxima vez prueba en sitios llanos hasta que lo domines mejor. Las cuestas tienen más variables a tener en cuenta.

Gatit dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gatit dijo...

Montar en bici nunca fue problema para mi, sé desde que tengo uso de razón. Pero sobre ella tuve los mayores accidentes de mi vida, incluyendo un brazo roto y varios esguinces.
La verdad es que ahora la tengo un poco abandonadita y apenas salgo con ella. Lamentos de exfumador.

Un saludo.

Kaworu dijo...

"Sin embargo creo que la humillación no fue en vano: jamás olvidaré lo que sentí cuando me di cuenta de que avanzaba sola, que me mantenía sobre (y no bajo) la bicicleta. El orgullo de haberlo conseguido"

Eso seria en caso de haberlo conseguido, pero el hecho es que te caiste (seguramente de forma muy comica) y por tanto no lo conseguiste... pero no te desanimes y sigue intentandolo, fracasar es humano.

Carcayú dijo...

Una prueba más de que las cosas que no se mantienen estables por sí mismas no son buenas.
La bicis las carga el diablo, ya lo decía Bill Watterson en "Calvin&Hobbes".
Te sentiste orgullosa, sí, pero, ¿p'a qué? xD
Por mi parte, seguiré tratanto de inventar la bici con sidecar (así pod´re justificar el hecho de llevar ruedines en la bici...)

- YOGUR - dijo...

La bici y yo mantenemos una actuitud cordial el uno con la otra: Yo no la monto y ella no me tira al suelo :D

Conozco a unos muchacos italianos que pueden hacer que ese 'Tumor' sobre ruedas no ruede nunca más. Tú sólo dame un aviso XD

Tenía pendiente el enlazarte pero ya no :)

Saludos desde la nevera! ;P

florci dijo...

yo el coxis no se si lo perdí pero la virginidad casi casi, porque a garrula no me gana nadie y quise aprender el maravilloso arte de montar en bicicleta en una de MONTAÑA, con su barra de aluminio dura como una piedra arriba del todo, nunca olvidare como perdí el sillín por momentos y me di en mis partes con la puñetera barra, que dolor, me pasé los dos dias siguientes con unas punzadas enormes, desde entonces odio esas bicicletas, eso si, me armé de valor y me compre una de estas de mujer, con su barra baja y su sillin confortable....
un saludo!!

Céfiro dijo...

Alimentar el ego bien vale un coxis...

Creo recordar que mi primer comentario en tu blog fue para reñirte por no saber montar en bici, así que ahora me congratulo en felicitarte y te animo a seguir practicando, eso si, sin excesos :)

Salud.

Jill dijo...

Friki: Ara tinc que superar la por de terminar la carrera. xDDD

¿És creíble?

:P

Alfrodo: Esto te pasa por saber montar en bici (xD).

Se os discrimina a los más altos por fastidiar las cervicales de los más bajitos, merecéis algún tipo de castigo. xD

¿Ya has empezado a pasear por las calles de Roma? :3 Tienes que ver el cementerio de los Capuchinos, pone los pelos de punta. >_<

Estudia mucho, los estudiantes no merecemos tener hobbies. xDD

Zorrocloco: Por ahora me he negado a bajar cuestas... considero que la velocidad que cojo pedaleando yo ya es demasiado elevada, paso de tirarme por una cuesta y alcanzar el doble y apretar el freno de la rueda de delante por una confusión mental producida por el terror más absoluto.

Ese niño ya está en el punto de mira. ò___ó

Ese: Me hace ganas cogerle soltura por esa idea romántica de ir en bici a hacer fotos de las cosas bonitas. Pero también me aterra ser atropellada con una cámara de 600€ en la maleta. xD

Me dolería más la cámara que los huesos. :S

Sir Andreu: El equilibrio nunca ha sido mi fuerte: ni andando, ni en patines, ni sentada... Así que te puedo decir que te comprendo.

Además... tú sólo te chocas contra objetos cuando andas bajo los efectos del alcohol. ¬_¬

Pau: Així pugui aconseguir qualque día fer front a totes les meves ignorancies. ;)

Mr. Blogger: Sí, lo intentaré... No tuve en cuenta la variable "dolor".

Me pintas el paseo en bicicleta muy apetecible. xD

Gatit: La verdad es que me ha costado menos aprender a pedalear que el aprender a andar correctamente (creo que acabé de aprender allá por los veinte años). xDD

Vuelve a la bici y abre tus pulmones a nuevas experiencias sensoriales. xD

Kaworu: No, si no me caí al subir la cuesta... Me lesioné el coxis del esfuerzo. :_D

... Es mucho más humillante...

Carcayú: Pues para... ehm... ¿para que dejen de pensar que mis padres no me quieren? :_D

Nah, me hacía ilusión tener algo de infancia a los 22. :P

-Yogur-: Una relación extraña pero efectiva, desde luego. xDDD

¿Me puedes dar el número de uno de esos italianos y el coste medio por faena? xD

Florci: xDDDDDDDDDDd

Creo que acabas de convencer a mucha gente de que el ciclismo de montaña es muy poco sano. xD

Céfiro: Fue tu bronca la que en parte me motivó para enfrentarme a mis miedos. xDD

Muchas gracias. :D

Lucía dijo...

Qué valiente!!!

Yo nunca me he atrevido, a estas alturas me da miedo romperme algo,jeje.

Liet-Kynes dijo...

Bueno, al menos aprendiste como montar en bici, ahora la próxima vez que la única forma de escapar de una muerte segura sea montar en bici no tendrás que lamentarte por no saber como llevarla :P

Dime la dirección del niño y yo me vengaré por ti ^^