martes, mayo 27, 2008

Reencuentros y conocidos

Cuando te encuentras con un conocido al que hace tiempo que no ves es de buena educación preguntar. Hacer como si ciertamente te importara qué es de su vida, que te interesa su número de móvil para quedar y charlar, etc.

Es una muestra socialmente aceptada de hipocresía que de vez en cuando nos vemos obligados a realizar. Yo pregunto, tú preguntas, intercambiamos números de teléfono y un "llámame este fin de semana para quedar". Una tradición en la que todos los componentes saben que nadie tendrá interés y que nadie llamará a nadie.

Lejos de plantearme el por qué de un protocolo tan contradictorio (similar al de las conversaciones de ancensor) y siendo conciente de que muchas veces intento facilitar las cosas utilizando la técnica del esquive vil y rastrero, me pregunto dónde está la lógica y el límite de las preguntas de cortesía de ese encuentro fugaz.

Es normal que la conversación ronde alrededor del estado de salud, el trabajo y la vida actual de ambos interlocutores, pero siempre se tiende a preguntar más.

¿Cómo está tu maravilloso novio Juanito?


Error. Gran error.

Aunque mi filosofía se base claramente en procurar saludar de lejos (si realmente les interesa hablar harán el esfuerzo de acercarse), me han cogido desprevenida un par de veces.

En estas emboscadas sin expectativas de huída he sido obligada a mantener la rutinaria conversación de dos conocidos que ni llegaron a ser amigos. Sin embargo, las duras experiencias surgidas de tal situación me han enseñado mucho. Sobre todo a no preguntar sobre parejas y amigos del pasado, el tiro nos suele salir por la culata: muchos amigos no son para siempre y lo que creíamos nuestra media naranja a veces resulta ser un pomelo. Si pasa en nuestras propias vidas es de lógica que pase en la de ellos.

Mi metodología es simple pero útil: no utilizar ningún nombre propio en las preguntas. Si siguen en la vida de nuestro conocido serán nombrados por el mismo. Si sigue con pepito o menganito lo dirá para demostrar lo duradero de su amor y si sigue hablando con sus compañeros de colegio también aflorarán espontáneamente en su conversación. Recuerda, si abarcas bien la situación evitarás situaciones incómodas y no saldrás malherido.


.

12 comentarios:

Andreu Romero dijo...

-Hostia!
-¿Qué tal? ¿Bien?
-Siiii... Aquí, yendo a currar.
-Aaahhh, ¿y de qué curras?
-Bueno, pues de tal y cual. Una mierda.
-Jeje, bueno.
-¿Y tú?
-Yo estudiando ahí, tal y cual master.
-Aaah, qué bien.
-¿Y qué, todo bien?
-Sssiiiiiii.
-Aaaaaahhhhh... enga.
-Eh, venga: nos vemos.
-Enga.
-Dios.
-Diosss...

(A typical conversation with old school compañero's a los que esperabas (y deseabas) no ver más en la vida...).

Cirus dijo...

Peor es la conversación diaria con gente en la universidad...
-"Que tal?"
- Pues bien aqui estudiando. ¿Tú?
- Lo mismo. Venga nos vemos...
XD

Encuentros incómodos me ocurren cada día. Para eso desarollé una técnica conocida como "NINPO... ESCAQUEO NO JUTSU!!!"

Neutrino dijo...

A mi me ha pasado que al cambiar de trabajo, mucho número de teléfono y muchos propósitos de quedar y al cabo de 6 meses ya nadie se acuerda de nadie.
Lo peor es encontrar un antiguo compañero y no acordarte de su nombre, situación muy incomoda.
Chao

Té Rojo dijo...

Yo procuro evitar lo del intercambio de teléfonos XDDDDD si no tengo interés en volver a quedar simplemente se queda en un:

que tal?
bien
me alegro!
adios xD

y tal...lo bueno de ser consciente de estas cosas, es poder cambiarlas =P

Borja "Carcayú" Prieto Coscollá dijo...

A mí me escama todavía más tener que compartir el ascensor con mis vecinos.
No me preguntes por qué, pero me resulta odioso. Excepto con la chica del tercero, que no está nada mal...

Kaworu dijo...

Yo cuando pido un teléfono al menos mando algún mensaje de tanto en tanto, que a veces no quedar es mas problema de tiempo que de voluntad.

albertpelias dijo...

Lo peor es cuando te encuentras a una de esas personas con la que no tienes completamente definida la delgada línea que separa el saludo con leve movimiento cabezil (en plan "hey!" y ya está)del protocolario diálogo de 2 minutos al que tú refieres. Es en esos casos donde puede surgir la catástrofe: Que uno se quede parado para saludar y el otro siga caminando. A mí me ha pasado en ambos sentidos xDD...

Silvia dijo...

Lo peor de lo peor, es cuando te encuentras al típico compañero de instituto o universidad, carrito de niño en mano, y te dice....

- ¿tú aún no te has decidido? Mira que se te va a pasar el arroz.

Y aún peor:
- Pero si a ti te encantan los niños, no? ¿No estudiabas para maestra?


:@

Toni dijo...

A mí me pasa con demasiada frecuencia. Pero normalmente no suelo saludar y prefiero parecer borde a ser hipócrita. ¿eso es malo?

Déägol dijo...

La verdad es que a mí me pasa lo mismo que a Toni, pero según el caso.

Hay veces que estás de buen humor y no te importa encontrate con gente que hace mucho que no ves. En mi caso son pocas veces. xD

Debo tener fama de muy borde, pero la verdad es que me da exactamente igual.

Liet-Kynes dijo...

Yo ya he optado por pasar... Si voy con prisa me hago el despistado. Si tengo tiempo... y me han visto, pues el tipico hola, que tal cuanto tiempo, todobien? adiooooos

Es una especie de situación comprometida... pero bueno, es lo que hay...

Jill dijo...

Andreu Romero: Sí, typical, typical.
Yo soy más mala persona y hago como si no recordara a la gente.

Soy ruin y vil. :_D

Cirus: ¡Ey! ¡Esa no vale! Que hoy hemos mantenido una conversación así. :_D

Perdoname, esoy enferma y me da cosa hablar con voz nasal. T___T

Neutrino: Ahora que lo dices... prometí a mis ex-compañeros de trabajo que iría a verles. :_D

Té rojo: Porque tu eres un ser tierno y encantador. Recuerda que yo soy mala persona. ;)

Carcayú: Tendrías que ver a mi vecina del cuarto...

A veces me entristezco de que esté casada y yo sea hetero. xD

Las conversaciones de ancensor dan mucho menos juego. ¿Cómo preguntarle sobre su vida sin que pienses que eres un psicópata?

Kaworu: Si tuviera saldo mandaría mensajes... Es triste ser pobre.

Albert Pelias: En esas situaciones lo mejor es disminuir la velocidad de paso e intentar predecir sus intenciones.

Conocer al enemigo siempre es la mejor manera de afrontarlo.

Silvia: La próxima vez que te pase eso lo que tienes que decir es lo siguiente:

"No, es que soy demasiado joven y mira... prefiero vivir un poco la vida antes y así no descargar luego mi frustración con ellos".

Seguro que no se lo vuelven a preguntar a nadie. xD

Toni: No es malo... Hombre, un movimiento discreto de cabeza o un hola no hacen daño, pero tampoco tienes que esforzarte por ser demasiado hipócrita. xD

Déägol: ¿Qué importa parecer borde? Es una cuestión de pereza de charla o no pereza de charla. Al igual que tú les evitas a ellos, ellos lo harán con otros. ¿No?

Liet-Kynes: Es duro ser una persona educada. xD

¿Dónde surgió esta costumbre social? ¿Por qué somos así?

No lo entiendo. >_<