sábado, mayo 03, 2008

Regalitos de Japón

Ayer volvió mi súper cuñada de su largo y envidiable viaje al país del sol naciente. Cuarenta días en los que ha acumulado tal cantidad de merchandising que, al ver la mesa dónde habían colocado todas las figuras, se me ha cortado la respiración.

Sin embargo, lo que más me ha impresionado ha sido la comida "basura". Sobre todo una bebida energética de cola con chocolate y otra de colágeno (asquerosas pero sorprendentes), el Kit-Kat con sabor a té verde (cuando viaje allí me traeré un cargamento) y unos snacks de cangrejo picante rebozado bastante indigestos. Sabores jamás vistos en Europa.

A pesar de haberle cortado el pelo a su querido gato me ha traído bastantes cosillas, unas que le había pedido con ojos de cordero degollado y otras por voluntad propia:
  • Unas chapitas.
  • Unas pegatinas de Emily the strange*.
  • Un maravilloso bolso de Hangry&Angry.
  • El bolso más emo de Pesadilla antes de Navidad que pudo encontrar en Tokio.
  • Y, lo que más ilusión me hacía: los tuppers típicos de las fiestas bajo los cerezos, los palillos y una caja para guardarlos. Totalmente genial.
Jordi y yo hemos escuchado sus anéctotas con lágrimas en los ojos. Expectantes y envidiosos por su experiencia, porque también soñamos con viajar algún día a aquel lugar en el que la sociedad es tan extrañamente educada que no podemos evitar sorpendernos ante detalles triviales para ellos.

Siempre he querido viajar a Japón. No para dejarme llevar por un ataque consumista otaku de figuritas y merchandising, sino para ver de cerca aquel mundo tan ajeno a mi cultura y maravillarme con sus tradiciones, arquitectura (la moderna y la antigua), paisajes, gastronomía y todas aquellas pequeñas cosas que aquí nunca podré ni llegar a soñar ver.

Cuánto más diferente es un país al mío más ganas tengo de visitarlo. Supongo que su "singularidad", sus claras diferencias culturales respecto a otros países, son su reclamo turístico.

.

8 comentarios:

sir Andreu Heineken I de Arcadia: dijo...

Pues la verdad es que los nipos son los seres más educados y serviciales sobre la faz de la tierra, aunque tal vez por eso no terminan de gustarme. Tienen las normas de etiqueta tan arraigadas en sus almas que pueden estar sirviendote la mejor tempura de tokio con una sonrisa de oreja a oreja y no parar de hacer reverencias y sin embargo estar maldiciendote desde sus adentros mientras que uno ni lo sospecha.
Pero bueno, no deja de ser un pueblo curioso.

PD: los japos son super reciastas.

chucheria dijo...

Que envidia T_T A mí cuando Isa me trajo también cosinas de Japón casi me da un ataque de furia y rabia por no haber ido yo xDD

Habrá que ir algún día ú_U

elijah dijo...

si, también me atrae muchísimo el lejano oriente... igual creo que me va más China que Japon (será por mi desgastado amor por las banderas rojas ?)

que suerte que te hayan traido muchos regalos ! es una de las mejores cosas cuando otro viaja ^^
excepto mi tía, que me traía siempre una remera de cada país al que iba, remera que no sólo era empalagosamente llamativa, sino que además me quedaba inexorablemente grande

ya llegaré yo al otro lado del mundo...

Liet-Kynes dijo...

Yo tambien me muero de ganas de ir a japon, pero a ultima vez que lo miré estaba todo carísimo XD. Al final tambien legué a la conclusión de que para ir japon y pasar una semana no valia la pena ir. Ojalá algun dia encuentre curro alli y ueda ir a vivir aunque sea un añito, y ver realmente como es todo aquello.

Demóstenes dijo...

Qué guay, japón mola. A mí me gustaría ir y ver las dos vertientes niponas. La ultra-consumista importada de occidente (la calle esa que sólo venden frikerías) además de su increílbe perversión xD, me gustaría ver una tienda de cómics hentai al lado de un colegio, que se asegura que existen, le haría una foto :P.
La otra parte de jaon que me molaría ver es la tradicional, de hecho es la que más me gustaría ver. Me encantaría ir a unos baños termales como los de hinata, ver un dojo con el tatami de madera y ver cómo hay 50 japos haciendo el mismo kata. Ver templos y deás... no sé, tiene que ser muy interesante ^^
De igual manera me gustaría ir a China :D, aunque la ventaja de japón es que hay más gente que habla en inglés, que segúns las agencias de viaje cuando vas a china se recomienda llevar la dirección del hotel escrita en caracteres orientales...

(zas! comentario kilométrico xD)

Jill dijo...

Sir Andreu: La extrema educación conlleva cierta dosis de hipocresía bastante graciosa.

A mí me hace gracia el que puedan odiarme y no puedan demostrarlo. (Hay más de una persona que lo hace xDDD)

Chucheria: Creo que todos tenemos la misma reacción cuando recibimos regalos de un viaje a Japón.

¿No nos tendría que hacer más ilusión el regalo que envidia el viaje?

xD

Elijah: Lo mejor de no ser tú el que te vas de viaje es que no eres el que se tiene que partir el coco buscando regalos para todo el mundo.

Cuándo vaya traeré palillos para todos y que les den. xD

Liet-Kynes: Vaya, entonces tendré que avisarte cuando monte mi restaurante de comida española en esa parte del mundo. ;P

Aprende a bailar flamenco de mientras...

Demóstenes: Hoy en día China no es un buen destino por el lío que se está montando por allí por los Juegos Olímpicos. Lo mejor será esperar unos años.

A mí también me encantaría China. *__*

Liet-Kynes dijo...

Yo ya se bailar flamenco, y danzas tradicionales valencianas XD

Misaoshi dijo...

ya ves q envidia me da y eso que nisiquiera es tuya la historia >.<

Muxa suerte para cuando podáis realizar el sueño de caminar por las calles de ese lejano y singular país... al que espero un día llegar a explorar también T_T