martes, julio 08, 2008

Infancias sin bicicletas

Cada vez que alguien me relata una infancia plena de aventuras sobre una Montain Bike no puedo evitar recordar el momento en el que mi padre se ofreció a enseñarme a montar en bicicleta.

Era un día soleado en el que mi hermano y yo mirábamos los Simpson en Antena 3, la bicicleta con ruedecitas apoyada en la pared de al lado de la puerta y Homer haciendo alguna de sus típicas estupideces. Mi padre entró y nos propuso aprender a montar sin las ruedas supletorias y ni le miramos: un no rotundo inundó la habitación y expulsó a mi padre de nuestro territorio. Preferimos ver los Simpson.

Aquella negativa, sin consecuencias iniciales perceptibles, me condenó a soportar la sorpresa, la incredulidad, la convicción de que provengo de una familia desestructurada y la burla de todos mis conocidos desde ese momento en adelante. ¿Tan difícil es asumir esta información? Soy una chica de ciudad, sin maravillosos veranos en el campo para estar en estado salvaje, sin excursiones con los BoyScouts, sin paseos en bicicleta por el Paseo Marítimo. ¿Tan triste fue mi infancia?

A pesar de que me arrepiento muchísimo de haberme negado a aprender a montar en bicicleta, todas las personas que se han ofrecido a enseñarme han recibido la misma respuesta. El miedo a partirme el cuello y la vergüenza de ir haciendo el idiota en un parque con veintidós años me superan.

Sin embargo, no es lo único a lo que renuncié por poder ver los Simpson. Hípica, deportes, visitas a lugares de interés, películas... Un universo de interesantes actividades perdido entre los repetidísimos capítulos de nuestros amarillos amigos.

¿Qué conclusión se puede sacar de todo esto?

A los niños hay que obligarles a hacer cosas y limitarles las horas de televisión. Parecerá una tontería, un fastidio para el pobre chiquillo, pero al ser pequeños no nos damos cuenta de todo lo que nos perdemos por estar delante de una caja tonta.

20 comentarios:

Folken dijo...

Es peor haber montado y olvidado que nunca haber montado.

Soy la hostia filosófico.
¡Cómo molo!

Anónimo dijo...

Hola les dejo un link para tener www personalizada para el blog/email/myspace/facebook

www.quieromiwww.com.ar

Liet-Kynes dijo...

No sabes montar en bici??? ala lo que ha dichooooo!!! XD, es broma, no te sulfures :P

Lo que dices de la tele es cierto, hay veces que me pienso que he pasado demasiado tiempo delante de ella... y esoq ue cuando era pequeño casi no la veía ^_^U aunque bueno... una vez el televisor me salvó la vida... deberia de estarle agradecido... voy a sacrificar una virgen en su honor... Hasta luego!!!

Toni T Morro dijo...

Yo tampoco sé montar en bicicleta

¿Qué pasa?

Té Rojo dijo...

Ya sabes que yo tampoco se montar en bici... la diferencia es que a mi sí intentaron enseñarme x_____DDDDD

Demasiada tele!!! tele mala xD

- YOGUR - dijo...

¿Bici? ¿Eso qué es? ¿Ese engendro diabólico con ruedas que no guarda el equilibrio?

No gracias, prefiero ir andando (Como puedes suponerte yo tampoco se ir en bici, vamos aumentando el club, eh?)

No obstante, buena la reflexión que haces sobre la tele. Completamente cierta. Hay que saber escoger qué ver y no tragarse todo lo que ponen que siempre hay mejores cosas que hacer que aguantar por aguantar.

Saludos desde la nevera ;P

Nimbusaeta dijo...

A mí también de pequeña intentaba mi padre enseñarme una y otra vez pero no aprendí hasta el verano pasado. Pero lo mío era porque era una llorica, y cada vez que me caía y me hacía sangre lloraba y no quería ver nunca más la bici xD aparte de que soy una perezosa.

Pero Jill, que no te dé vergüenza aprender a los 22 años !! es una experiencia muy buena. Yo el verano pasado me decidí a que me enseñaran y aunque aún le tengo miedo (yo también tengo miedo a ir rápido por si me caigo o peor, si me llevo a alguien por delante, porque es que no veas la odisea que es intentar ir en bici por Madrid) he aprendido mucho, y volví a ser niña durante unos instantes, porque cuando me caía y me hacía daño me ponía a llorar de la misma forma irracional xDDD (bueno eso es porque soy una llorica como he dicho antes xD)

Mejor tarde que nunca, si es que te hace ilusión aprender algún día ;)

Edleber dijo...

Yo tampoco sé montar en bicicleta, aunque más por "culpa" de mi madre que de la tele. Mi padre pretendía enseñarme, pero como mi madre es una fóbica a cualquier cosa que pueda hacer daño a un niño en cuanto me caí la primera vez hale, bicicleta fuera.

Luego unos pocos años más tarde intenté aprender de nuevo, pero lo dejé porque mis vecinos de 5 años se reían de mí mientras iban con sus bicis sin ruedines...

Haîmat dijo...

Te doy la razón. Anda que no me he arrepentido yo veces de no haber aprendido a patinar (y no aprendo por las mismas razones que tu das). Pero no son solo esas cosas, sino también las clases extraescolares de dibujo o música a las que nunca fui y que siempre añoraré porque, por mas que algunos padres se empeñen, a los hijos de tres, cuatro, cinco años (o mas vete tu a saber) hay que enseñarles esas cosas, no preguntarles que quieren hacer cuando ya tienen 14 años y aprender a tocar el violín ya es algo imposible o digamos algo difícil y vergonzoso.

Por cierto, por ahora soy la única que si sabe montar en bici y no ha olvidado como ¡¡MUAHAHAHA!! Dominaré el Mundo XD

Mr Blogger dijo...

Si, nos perdemos horas de internet, por ejemplo :D

Cachondeo a parte, no te vas a romper el cuello (muy buena tendrías que ser en eso de tener accidentes en bicicleta como para resultar más efectiva que millones de personas que alrededor del mundo intentan aprender a montar en bici), no vas a hacer el ridículo mucho rato, una vez le coges el tranquillo y le coges el rollo a mantener el equilibrio en la bici ya está todo conseguido. El resto es práctica, y vale mucho la pena. Más que un episodio repetido de los Simpson.

Céfiro dijo...

Sólo hay una excusa para no saber montar en bici: No haber tenido nunca una bici.
Los demas vivís en pecado mortal, que lo sepais.

A mi la bici me parece un coñazo, pero aprender a usarla es esencial para el correcto uso y conocimiento del propio cuerpo.

Ahora me direis que tampoco sabeis nadar. Herejes, apostatas.

Silvia dijo...

Creo que la campana "si tú lees, ellos leen" se podía aplicar a todos los ámbitos del crecimiento de un niño.

Si no haces cosas activas con los niños, y permites que se queden horas viendo la tele, es lo que pasa, luego se convierten en gente como nosotros. Jajajaja

Demóstenes dijo...

Yo tenía una bici en la terraza de mi casa (una planta baja de esas antiguas) y aprendí a llevarla ahí, dando vueltas. Aún recuerdo cuando aprendí a llevar la bici solo... qué alegría xD. Por otro lado no sé hacer chuladas (resultado de usarla sólo para dar vueltas :S), y cuando las he intentado hacer me he metido unas buenas ostias :P.

A mí esa sensación con la tele... no la tengo xD, realmente creo que he hecho lo que he querido porque raelmente en la tele tampoco hacen tantas cosas xD. El ordeneador quizá sí me ha quitado tiempo para hcer coas ´mas edificantes, pero bueno :P

Misaoshi dijo...

Malditos Simpson...

Carcayú dijo...

¡ODIO LAS BICICLETAS!
Si no tiene estabilidad propia, no pienso montarme en nada (por eso no salgo con chicas cojas)...

Jill dijo...

Folken: ¿Porque conoces el placer que ya no puedes disfrutar? xD

Liet-Kynes: ¿Te salvó la vida? O_O
¡Qué grande es tu tele niño! xDDD

Toni T Morro: xDDDDDDD
Yo aprenderé dentro de poco ú___ù

Té Rojo: Menos mal que la programación últimamente es basura. xD

Ains... podemos ir cogiditas de la mano. :_D

-yogur-: ¿Cómo has salido de la nevera y has llegado al teclado? O_o

xDDD

Todo lo que va a dos ruedas es obra del demonio. :P

Nimbusaeta: ¿No te duele ser tan mona? >_<

Lo malo es que si me caigo yo seguro que me parto algo. T_T

Edleber: ¿Eres el hijo mayor? xD

Las madres son superprotectoras cuando se estrenan como tal, les da pánico que sue hijos sufran. >_<

Haîmat: Yo lo impediré. ú_ù

¡Priscila luna, dame el poder! >_<

Aún estoy buscando tiempo para apuntarme a clases de dibujo... cuanto más mayor más difícil es hacer cosas...

Mr. Blogger: En su momento no eran repetidos. ó_ò

Miraré de ir mañana a aprender, a ver si hay suerte. xD

Pd.: Internet me quita muchas más horas de vida que la tele en sus mejores tiempos. xD

Céfiro: Ahora que lo dices... mi sentido del equilibrio es un poco raro. xD

Nadar sí que sabemos. xD

Silvia: ¿Y lo guapos que somos? :D
xD

Hay que obligarles a hacer cosas, a pasárselo bien. >_<

Demóstenes: Tsk, estos burgueses y sus patios rococó con bicicletas de platino... xD

¿Por qué tienes de avatar una foto del Fary? O.o

Misaoshi: Anda que no han repetido capítulos en mis 22 años de existencia...

Carcayú: Sabes que el diablo está esperando a que te subas en una de ellas para arrebatarte el alma, ¿eh? xD

El Zorrocloco dijo...

He vuelto! [inserte aquí risa maléfica número cuatro]

Estoy de acuerdo contigo con lo de la tele, y con los demás en lo del PC. Instrumentos satánicos y herejes, blablabla. Así perdí mi infancia ;____; Aunque tengo el consuelo de que sigo siendo un niñato, así que aún estoy a tiempo!

Peeeeero, me da a mi que dentro de un par de años alguien va a escribir un post lamentándose de no haber aprendido a montar en bici cuando tenía 22 tacos, y de todas esas cosas que no hacemos por el qué dirán.

Así que ya estás tardando! Hale! Hep, dos, hep, dos!

Lucía dijo...

Jajajajaja, qué bueno!!

Yo tampoco aprendí a montar nunca en bicicleta. En mi caso porque cuando lo intenté me rendí después de las dos o tres primeras caídas y mis padres siempre estuvieron más por otras labores que por dedicarnos algo de tiempo, así que también tengo que soportar que todo el mundo me mire con condescendencia cuando reconozco que no sé ir en bici.

Siempre he pensado en aprender de mayor, que nunca es tarde, pero la verdad es que me daría pavor ahora,jeje.

Anne dijo...

Pues somos unos cuantos, eh? Y yo que me creía que estaba sola en el planeta... XD

Yo tuve bici, pero sólo podía utilizarla dos meses al año. Un verano llegué a dar un par de vueltas con una bici vieja de mi primo, pero ahí se quedó. Entre eso y que mi sentido del equilibrio y la coordinación son nulos (y que no he vuelto a tener bici desde hace once años, todo sea dicho)... pues ahí estoy. Que me gustaría aprender, peeeero... xD

clicia dijo...

Pues yo aprendí a los 25 años, mi ex-novio, mi sobrino y mi hermana ahí, dándome ánimos en las Ramblas de Barcelona (bueno a un ladito).
Después me compré una bici y la usé 3, 4 veces?? Ahora siempre pienso haré bicing (el servicio de alquiler de bicis en Barcelona). Eso sí a altas horas de la madrugada para que nadie me vea.
Yo también pensaba que era la única que no se ir en bici, bufff