lunes, julio 14, 2008

A veces recupero la ilusión

Supongo que todos aquellos que frecuenten menéame ya habrán visto que ha llegado a portada la noticia del blog de Miquel, un ilustrador barcelonés que tras quince años viviendo como indigente (y con la ayuda de diferentes asociaciones) ha logrado escapar de esa espiral de autodestrucción que le mantenía preso.

Sus dibujos y tiras son simplemente alucinantes y su historia tremendamente dolorosa, ya que relata el rechazo social al que son sometidos los sin techo (desde el negar un "buenos días" hasta el ser agredidos por niñatos que tan sólo buscan diversión). Si hiciera un cómic completamente autobiográfico nos dejaría helados a todos.

Mi carrera puede destinarse básicamente a tres salidas laborales: la educativa formal y no formal, la destinada a formación laboral y la rama de la educación y reinserción social. De estas tres ramas la única que me gusta de verdad es la tercera.

Sin embargo, he mantenido algunas conversaciones realmente desmoralizadoras respecto a la posibilidad de reinsertar socialmente a las personas con problemas. Charlas con gente cuya apertura mental es del grosor de una cabeza de alfiler y cuyos conocimientos sobre los esfuerzos de pedagogos, educadores y trabajadores sociales son completamente nulos. Diría que son idiotas integrales si no sintiera que les estoy faltando al respeto.

Pero cuando veo historias como la de Miquel recupero la esperanza, las ganas de ayudar a la gente y de hacer oídos sordos a las palabras de personas sin fe en el resto de la humanidad. Porque gente como él demuestran que con la fuerza de voluntad de la persona que se desea reintegrar y el apoyo de otros seres humanos se pueden conseguir resultados realmente positivos.

14 comentarios:

Gatit dijo...

Como suelo decir, citando a Krishnamurti:
No es signo de salud estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.

Me parece muy buena la opción de la reinserción social, creo que es algo pendiente hoy en día.

Un saludo.

Alfrodo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Jill. Pienso que si entre todos mostramos una voluntad férrea de echar una mano y tambien de salir adelante ante las adversidades, el mundo mejoraría

GO dijo...

Una de esas buenas noticias que haría falta poner más a menudo en las noticias para equilibrar la idea sobre las cosas que pasan en el mundo.

Toni T Morro dijo...

Por fín meneame pone de relieve una noticia que merece la pena...

Por cierto Jill, en respuesta a tu comentario en mi blog... sí, se te da fatal comunicarte por internet.

Podemos quedar cuando quieras, tengo mucho tiempo libre xDDD

Jordi Llull dijo...

El problema de la reinserción social es que no se trata de educar a una persona, sino a toda la sociedad.

De nada sirve esforzarte para reinsertar una persona si el conjunto de la sociedad luego la rechaza.

Es una tarea realmente titánica, yo no sería capaz de intentar algo así.

El Zorrocloco dijo...

Es un trabajo duro al que te vas a dedicar, y admirable. Sé que nunca podría hacer algo así porque se me comería el alma. Llámame cobarde :S

La historia de Victoria de este hombre me ha llegado muy hondo.

Folken dijo...

No entiendo por qué ese empeño en ser políticamente correcto.
Si alguien menosprecia sin sentido el trabajo de otro, se le llama a las cosas por su nombre; ya sea este: farsante, paleto indocumentado, payaso retrasado, imbécil, cazurro, gañán, gilipollas...

Nepomuk dijo...

Me he visto el blog de cabo a rabo. Es impresionante. Es un genio.

Conozco a un tipo que dice que para hacer verdadero arte tienes que sentir dolor. Menuda corroboración para su teoría.

Nepomuk dijo...

Ehm...nomevoysinopinarnononono...

Creo que en temas de reinserción social, igual que no podemos ser cerrados de mente y estrechos de miras, tampoco podemos pecar de idealistas y pensar que todo puede ser como un paseo militar con simple colaboración ciudadana. No es así. Y creo saber lo que digo por que me ha tocado vivirlo en el pellejo muchos años. Igual que existen tipos como Miguel, existen tipos que simplemente, te meten la reinserción social por el culo y a la que se van te sueltan alguna que otra patada para rematarte.
Y ahí sí que está el verdadero problema, y el justos por pecadores.

miquelfuster dijo...

Os agradezco sinceramente las palabras de aliento que me dais respecto al cómic o novela gráfica que estoy preparando.
No podía pensar desde la pendiente que había seguido, donde tantas veces estuve a punto de despeñarme cayendo de la altura de mi estúpida soberbia, que algún día tendría fuerzas para comenzar de nuevo.
Porque, intentando sobrevivir como he podido estos 15 años en la calle, llegué a pensar que no había lugar en mí para corregir los errores pasados, ni tampoco lo había ya para la esperanza.
Un Fuerte abrazo.

Miquel

Barcelona 16/Julio/2008

Jill dijo...

Gatit: No es signo de salud, pero tampoco es algo positivo para la persona en cuestión. La exclusión social puede ser muy dura.

También creo que es un tema bastante pendiente actualmente, sobretodo teniendo en cuenta que la solidaridad es un tema candente.

A veces me impresiona ver personas que son solidarias con otros países y después tratan mal a las personas que necesitan su ayuda y se encuentran en su entorno. Es un poco... ¿hipócrita? ¿contradictorio?

Alfrodo: Está claro que si nadie ofrece su ayuda las dificultades para salir de una situación así son titánicas.

Go: Si es que a veces es mirar el telediario para desear que la humanidad se prenda fuego. x_D

Me alegra saber que también pasan cosas buenas en el mundo.

Toni T. Morro: He recibido tu mensaje, no te he contestado porque estaba durmiendo la siesta y cuando lo he leído ya estaba fuera de casa y sin saldo. xD

Jordi Llull: No se sabe si eres capaz o no hasta que no se intenta. Mucha gente ha empezado a trabajar de tareas similares totalmente segura de sus capacidades y ha acabado dejando el trabajo por la presión y el dolor de ver e intentar ayudar a personas con historias personales tan duras.

El Zorrocloco: Hay que decir que ha tenido una gran fuerza de voluntad, no es fácil dejar el alcohol y encarar la vida desde "cero". Espero sinceramente que le vaya todo genial.

Folken: xDDD
Lo hacen desde la ignorancia y pensamientos totalmente retrógrados. Lo más fácil sería prenderles fuego. >_<

Nepomuk: Dicen que los poetas no escriben buenas obras cuando son felices porque no tienen nada impactante que transmitir.

Miquel tiene mucho que transmitir, estos 15 años no han sido solo de dolor, ha visto muchas cosas, ha vivido muchísimo y ha experimentado situaciones muy duras. Su estilo es genial y creo que todo lo que nos transmita con su novela gráfica nos llegará hondo.

En pedagogía me inculcaron la visión positivista de que todo el mundo puede ser reinsertado, el problema es el grado de dificultad y el esfuerzo que hay que invertir en cada persona. Hay gente que será más fácil porque no quiere encontrarse en esa situación, tiene esperanza o bien su nivel de fuerza de voluntad es bastante alto y hay otras personas que lo pondrán más difícil.

Todo depende del grado y del esfuerzo que se precise, creo que nada es imposible.

Miquel Fuster: Debe haber sido muy duro vivir en una situación tan difícil durante tanto tiempo, me alegro muchísimo de que hayas podido salir de la calle y puedas rehacer de nuevo tu vida.

Creo que no soy la única persona a la que tu estilo la ha dejado totalmente alucinada y que cree que tienes mucho que ofrecer en tus historias.

Mucha suerte Miquel, sigue adelante con todo lo que te propongas.

Neutrino dijo...

Muchas veces nos preocupamos mas por las injusticias que pasan en el resto del mundo sin tener en cuenta que en nuestra ciudad hay gente que lo pasa fatal. Pero la gente ya esta habituada a ver y pasar de ellos.

Saludos

Lucía dijo...

Pues te espera una gran tarea ... como tú dices no mucha gente pone de su parte para aceptar a la gente que es diferente a ellos en cualquier sentido.

Mr Blogger dijo...

Miquel salió adelante porque al final quería hacerlo y porque tenía un talento. Hay muchas personas ahí fuera que podrían salir si descubrieran que también tienen talento, si se les diera una razón para intentarlo. Y luego hay muchas otras personas que no solo son excluidas, sino que se autoexcluyen pensando que no aportan nada en ningún sitio. Quizá esta gente sea la más dura de sacar de ahí.