sábado, enero 10, 2009

Malrrollismo

"Malrrollismo" es el término que suelo utilizar para referirme a aquellas situaciones en las que estando solo notas que hay alguien más y se te erizan todos los pelos del cuerpo. Una sensación que en personas como yo (las que creemos que no hay nada después de la muerte) puede resultar tremendamente desconcertante.

Hace un par de días viví una escena de malrrollismo. Era noche cerrada cuando volvía a mi casa totalmente sobria (lo juro) cuando sentí el escalofrío, la sensación de acompañamiento por algo invisible y el consecuente erizamiento de los pelos de la nuca. Momento en el que justamente estaba caminando por una calle en la que a un lado hay dos hospitales y, al otro, la biblioteca de la Misericórdia (de la que acabo de descubrir que está construida sobre un cementerio y que sirvió antiguamente como hospicio y como asilo de ancianos). En ese momento no pude evitar pensar que en el caso de que el espíritu existiera como algo separable del cuerpo y que yo fuera un fantasma seguramente me dedicase a rondar entre hospitales y edificios antiguos.

No acabé corriendo despavorida porque mi sentido del ridículo supera con creces a mi terror hacia lo sobrenatural... Al fin y al cabo la protagonista de Entre fantasmas aguanta muy bien el tipo (y se hace muy bien la cuerda) cuando un espectro le está tocando las narices en público.

¿Si existieran los fantasmas tenderían a concentrarse en lugares concretos? ¿Qué tipo de fuerzas les empujarían a vagar siempre por los mismos lugares? ¿Acaso necesitan también vivir en sociedad? ¿Serán los cementerios tal y como los describía Mecano?

También es cierto que las mayores escenas de malrrollismo que he vivido no se han dado en cementerios, casas antiguas o edificios abandonados. Las situaciones en las que he sentido más miedo han sido en mi propio cuarto (y de las que no hablaré por el riesgo de quedar como una maldita desquiciada con brotes esquizoides). Así que quizá las almas en pena puedan vagar libremente por el mundo dando sustos a quien les plazca, jugando a la ouija con adolescentes o susurrando malas intenciones en los oídos de personas mentalmente vulnerables y riéndose de las cómicas consecuencias.

Si ese fuera el caso aprovecharía el no tener que pagar billetes de avión.

En todo caso, no luchemos contra el sentido común: los fantasmas no existen por muchas escenas de malrrollismo que vivamos.

13 comentarios:

Haîmat dijo...

También me pasa a mi. Lo de la habitación, digo, sobre todo en la de mi pueblo. Duermo en la buhardilla y hay una puerta-trastero que de vez en cuando se abre sola, con el típico ruido extraño... Ya se que será del viento o lo que sea, pero diox, que canguele me entra cuando pasa XD

Yo también aprovecharía a viajar por ahí si fuese un fantasma. Coñe no hay mundo que no has visto: una visitica a Africa, a Nueva Zelanda, al Himalaya... y todo sin preocuparse del frío/calor o hambre.

Dr. Fleming dijo...

"Las situaciones en las que he sentido más miedo han sido en mi propio cuarto"

Lo mismo digo. Cuando era niño (y aun hoy en día, muy de vez en cuando, eso sí xDD), la conjunción de soledad, nocturnidad, imaginación e inseguridad daba frutos delirantes.

Mr Blogger dijo...

Es que existe el malrollismo autoinducido. ¿Cuantas veces ha pasado que estamos solos en casa, de noche, a oscuras, oímos un ruido al que no sabemos con qué asociar y nos acojonamos? montones. Y el gato de la vecina descojonándose de nosotros tras haber tirado el bote de comida al suelo o alguna tontería similar...

Helen dijo...

A mi me pasa como a ti...he sentido mal rollo en algun sitio publico y si no fuera por mi sentido del ridiculo, saldria despavorida, sobretodo por las callejuelas de barcelona cuando llega la oscuridad.

Aunque tambien me ha pasado lo opuesto: en momentos donde el miedo rozaba la realidad me he quedado paralizada. Doy gracias a que no soy rubia; son las primeras en caer en elas pelis de terror.

Saludos!!

Dr. Fleming dijo...

Bueno, anoto como postdata que me pasa algo parecido en ciertos sitios públicos de noche: una sensación de paranoia casi extrema. Pero eso creo que está más relacionado con la inseguridad ciudadana que con el espiritismo xD.

El Zorrocloco dijo...

Eh, no descartes que tu edificio se haya construído en un terreno con más historia que el de la Biblioteca de la Misericordia XD

A mí es que me encanta pasarlo mal, y de niño jugaba a acojonarme mentalmente imaginando toda clase de cosas en la oscuridad (y tengo mucha imaginación, créeme XD) a ver cuánto podía aguantar. Luego me tapaba con la manta, que por lo visto era completamente impenetrable. Qué recuerdos :)

P.D.- Lo cual no quita para que el pasillo de mi casa de yuyu-malo.

Carcayú dijo...

Si yo fuese un fantasma me dedicaría a espiar a las chicas en la ducha, síiiiii, me entran ganas de morirme y todo xD
No te preocupes por el ridículo, yo una vez estuve más de un cuarto de hora paralizado de terror a causa de "una sombra extraña" que no se movía, estaba ahí, como mirándome, y resultó ser mi calcetín, colocado en mi propio pie y todo...

Rokuer dijo...

Los fantasmas, sin duda, existen. Te los cruzas cada dia en la calle, en el trabajo, en el supermercado... Para ser un fantasma no es necesario estar muerto fisicamente... basta estarlo mentalmente.

Folken dijo...

¿Te gusta Iron Maiden?

1992

Fear of the Dark - Fear of the Dark.

http://www.goear.com/listen.php?v=2d6a856

Pues eso.

Déägol dijo...

Siempre se suele decir lo de "si no lo veo no lo creo". Probablemente sea una buena estrategia no creer en algo que no has visto. ¿Existen los fantasmas? La verdad es que no sabría decirlo. Tampoco he visto nunca un billete de 500 €, pero sé que existen... xD

Jill dijo...

Haîmat: Tal y como la describes te puedo decir que es completamente normal que te entre mal yuyu en tu habitación. x'D

Lo de viajar por según que sitios... cuidadín con chamanes y hechiceros que se comunican con los espíritus. UUUuuuhhh.

Dr. Fleming: Las sombras son para el niño un extraño universo que explorar. >_<

Siempre veía formas amenazantes en las sombras...

Mr. Blogger: Generalmente el malrollismo es provocado por las interpretaciones retorcidas hacia lo que nos llega inocentemente del exterior... Si nos acojonamos con nada. xD

Helen: ¡A mi también me ha pasado eso! El encontrarte totalmente serena en momentos que deberías estar en pánico, en plan que lo ves todo en un tercer plano (como si fueras espectador y no protagonista).

Y cuando ya ha pasado el peligro... ¡decide aparecer al fin la señora adrenalina! >_<

Dr. Fleming: xDD
Eso no es malrollismo, eso es saber que en cualquier esquina puede haber un mal nacido que nos quiera robar la cartera. xD

Zorrocloco: Por eso disfrutamos tanto con las películas de terror... Nos gusta pasarlo mal por el pequeño subidón de adrenalina. Te imagino como Lois de Padre de Familia: apagándote cigarrillos en el brazo mientras gritas "vaya subidón".

Las sábanas siempre son impenetrables. :P

Carcayú: No quiero saber cómo debes tener los pies para que no tengan forma de pie. xDDD

Créeme cuando te digo que espiar en las duchas femeninas en ocasiones puede producir traumas.

Rokuer: Nooo, esos son zombies. xD

Folken: Me encanta esa canción. *___*

Déagol: Yo sí que vi cuando trabajaba en Correos (hacía el triple de caja al día que mi sueldo :___( ).

Entonces... ¿Dios existe?

Déägol dijo...

Existe para quien quiere que exista. Dios es una ilusión, una esperanza de que la vida no acaba, sino que hay algo más. Cuando muramos lo sabremos (o no). Por el momento, no me expreso al respecto...

Misaoshi dijo...

Yo por culpa del malrollismo con una sombra que ya puse en una entrada, no puedo dormir con la puerta cerrada a no ser que esté Sergio, prefiero dormir con la puerta abierta y los gatos en la cama, ellos detectarán antes al fantasma inexistente al que temo.

Es una mierda no creer y sentirse asustada.