martes, febrero 24, 2009

Tonterias, riquezas y realización

Nací para ser rica, lo sé. El problema es que a la hora de escoger siempre me equivoco: erré al crearme unos valores en los que la realización vale más que la recompensa económica y, como consecuencia, fallé al escoger una carrera cuyas expectativas laborales no abarcan aquellos trabajos que te permiten sonarte con billetes de cien.

Creo que a estas alturas todos sabemos que hay varios tipos de estudiantes universitarios:

Los que eligieron su carrera por expectativas de un buen trabajo, cartera y porsche. Estos están en la carrera para conseguir la titulación cueste lo que cueste: no importa aprender, solo aprobar y poder presentarse en el mundo laboral con un papelito sellado que diga "eres superguay". La mayoría suele estar en carreras cuyas salidas laborales son de billetero jugoso y despacho con sillón de cuero y escritorio de cerezo.

Aquellos algo más inteligentes que se dejaron guiar por sus intereses, por aquello que les gusta o por su pasión: los idealistas. Generalmente están en carreras en las que el mercado laboral es muy limitado y al acabar sus estudios se encuentran con que encontrar trabajo es muy difícil si no se está dispuesto a ejercer de profesor de secundaria.

Idealistas, sí, pero felices, completos y realizados: envidiables.

Otro espécimen muy conocido es el estudiante "de rebote". En esta tipología están incluidos todos aquellos alumnos que están en una carrera porque no les admitieron en la que querían y tuvieron que escoger a contrarreloj la alternativa más apetecible o parecida que pudieran encontrar. Este grupo es el más desgraciado porque es probable que ni se realice, ni que pueda catar la tontería del caviar con el chupito de vodka*.

Y el tipo de estudiante más afortunado es el suertudo: aquel que está estudiando algo que le gusta y que, además, tiene miles de salidas laborales que le permitirán dedicarse a ello toda la vida.

¡Oh, suertudo! Disfruta de tu gloriosa situación, de tus posibilidades, de tu gozo por lo que haces. Señálanos estudiante divino y ríete de la desgracia del resto.

*La tontería del caviar con el chupito de vodka: una exquisitez que sale en El curioso caso de Benjamin Button.

13 comentarios:

Monotributo dijo...

folla un dios, folla un adonis, follame a mi mimosona, entra a mi blog y verás por primera vez la auténtica belleza

Anne dijo...

Los del primer grupo suelen ser los que, nada más salir de la carrera, van a ser colocados a dedo por papá/mamá/enchufe conveniente. Del segundo grupo he visto a alguno, que no sabe dónde meterse y pasa de una carrera a otra sin interés ninguno, ni siquiera el hecho de qué papáymamá estén desembolsando el sueldo en la privada u____u

Supongo que podría considerarme del segundo grupo, aunque no sé qué grado de realización acabaré teniendo si acabo de profesora de secundaria XD (perdonadme, futuros profesores de secundaria, pero es un futuro que para mí sería equivalente a tirarme por unas escaleras por propio pie). Aunque, curiosamente, cada vez que alguien me pregunta por mi carrera, siempre acaban diciendo algo como: "Ah, y ¿qué quieres ser? ¿profesora de dibujo?".

En ese momento creo que los tiraría por las escaleras...

chucheria dijo...

Yo soy entre las suertudas y las idealistas, según lo que elija puedo ser rica o pobre. Al final en mi carrera es el idealismo porque como no te guste te digo yo que no te sacas matemáticas xD

Helen dijo...

Yo soy de las que estudia y tendrá trabajo solo obtener el titulo...

Vivo tranquila de estudiar una carrera donde no existe el intrusismo laboral y donde no hay que pelearse por un puesto de trabajo porque hay para todos.

Pseeee...molo mucho XD.

Besos!!

Déägol dijo...

Idealista, ignorante con título, y con pocas salidas profesionales: sí, voy a ser periodista. Es un mundo más fácil de lo que les parece a los pesimistas y más difícil de lo que les parece a los optimistas. Todos los días me alegro y me arrepiento dos o tres veces por haber escogido esto.

Cuando llegue el momento rondaré catedrales con una guitarra y un sombrero... u optaré por vivir de la teta del gobierno de turno. Ya veremos xD

nimbusaeta dijo...

pues supongo que soy de los estudiante idealistas y vivo en la ignorancia de qué me deparará mi carrera, como ahora me gusta lo que hago no me preocupo pero debería ir pensando en de qué me gustaría trabajar...

Y si no profesora de secundaria no tiene que ser tan malo ¿no? xDDD

Misaoshi dijo...

Y otros eligen trabajar porque no hay ninguna carrera de vaguería...

Haîmat dijo...

Diox...una idealista no envidiable :S

Demóstenes dijo...

Yo estudié por idealismo (con la carrera que estudio, física, alguien lo dudaría? XD), y si monesvol me ayuda no acabaré como profesor de secundaria (por mucho que opine mi padre) xD

De todas maneras, la carrera de física es de las que menos índice de paro registran, porque aunque haya pocos puestos, hay menos físicos aún que terminen la carrera. La tasa de abandono es demasiado alta para los pocos que se matriculan en primer curso.

missmole dijo...

Yo definitivamente soy del segundo,jeje. Pero no me quejo porque he tenido bastante suerte dentro de lo que cabe y me puedo dedicar a algo mínimamente relacionado con lo que estudié (sin ser profesora).

Mr Blogger dijo...

Bueno, supongo que no solo es que tenga salidas o no. La suerte es encontrar luego el trabajo bueno, hayas estudiado lo que hayas estudiado. Por muy pocas espectativas de curro, si encuentras el sitio adecuado puedes cobrar bien con cualquier carrera.

elCanape dijo...

yo no es por malmeter... ¿pero seguro qué los que estudian una carrera que no tiene salidas son los más inteligentes?

Anónimo dijo...

trusts alley palpable authored reagentsn construct catalysts miles foreground restoration miller
semelokertes marchimundui