lunes, febrero 23, 2009

Londres: conclusiones

Podría torturaros con mi experiencia londinense y relataros, día por día, todas las cosas que fuimos a ver y todos los pequeños detalles. Agradecedme que sea piadosa y tan solo deje plasmadas aquí unas cuantas conclusiones que no deberían perderse jamás en el olvido.


La ciudad.

Londres es una ciudad que combina todos los colores apagados con el rojo de los autobuses.

Se podría definir de tres formas diferentes:
  • La ciudad de los Starbucks: en cada calle, en cada esquina y a cada paso hay uno. No puedo entender el por qué un comercio cuyo concepto de café es medio dedo del mágico brebaje y un litro de leche pueda tener tanto éxito en ningún sitio.
  • El paraíso de la tortura del metro: tan orgullosos están de su linea subterránea que jamás se plantearon la posibilidad de adaptarlo a las personas con movilidad reducida. Es más, para que puedas deleitarte mejor con sus pasadizos, optaron por reducir a la mínima expresión las escaleras mecánicas y los ascensores (un problema si tenemos en cuenta que en ocasiones el metro estaba en el mismísimo infierno).
Subí tantas escaleras que me lesioné una rodilla (verídico, hoy he ido al médico y tengo una tendinitis).
  • La cuidad que desafía las leyes de la física: cuando fuimos a Camden aprovechamos para visitar la zona de los alrededores (Hampstead y Highgate) y todo el camino fue cuesta arriba. Misteriosamente dimos la vuelta y acabamos de nuevo en Camden... sin haber bajado una sola cuesta.
¿Cómo lo hicimos? Jamás lo sabremos.


El humor inglés.

Tal y como comentó worm en el post anterior: el humor inglés existe. Este tipo de humor no se limita a los spots de Benny Hill y Mr. Bean, si no que está constantemente en el aire.

Si no me creéis, aquí tenéis una pequeña muestra.


Los ingleses

  • Son muy educados, muy correctos y, sobre todo, muy elegantes. Allí un pacorro es el que viste de D&G y no de Channel... ¡Si salen de marcha vestidos de traje! En esa ciudad hasta los "alternativos" (tipo punks, seguidores de satán y heviatas*) van más elegantes que tú. Suelen vestir colores oscuros y aunque tú estés muriendo de frío ellos seguirán llevando chaquetas finas y camisas.
  • Los indigentes se colocan frente a los cajeros (llamados allí "agujeros en la pared") que no funcionan para avisar a los que vayan a sacar dinero e indicar dónde se encuentra otro. Para rematar y dar ese puntillo de "profesionalidad" están perfectamente afeitados.
  • Los guardias de seguridad de algunos museos y atracciones turísticas te preguntan si eres español y, luego, si llevas cuchillos. No sé que debió hacer aquel famoso español de la navaja suiza pero le felicito.
  • Los ciudadanos de Londres viven sumergidos en el estrés: siempre van corriendo de un lado a otro. Las horas puntas del metro son realmente terroríficas y dan ganas de refugiarse en una esquina y llorar hasta que termine la pesadilla.
  • Todos tienen un Ferrari o, en su defecto, un Porsche (me cansé de verlos).

La comida
  • Hay miles y miles de restaurantes de comida rápida de todo tipo (supongo que los horarios laborales lo potencian) .
  • Los bufettes están asquerosos y se anuncian sin incluir el precio de la bebida y del servicio. Parecen baratos pero luego no lo son.
  • Los cócteles son un universo de color y sabor totalmente alternativo. Precio excesivo pero deliciosos al paladar y preciosos en su presentación.
  • La comida de pub está repulsiva y el Chips & Fish no es nada del otro mundo.
  • La caña está más rica que en España.
  • Las galletas de mantequilla tienen un sabor muy potente.
  • En Camden hay una tiendecilla donde te hacen fondue de chocolate blanco y negro con fresas, nubes y mini-rosquillas en un minuto por dos libras.
  • Tienen algún tipo de problema con las patatas fritas delgaditas y te ponen cachos enormes de tubérculo a los que les han enseñado lo suficiente el aceite para quedar blandurrios.

Curiosidades

  • Se enfadan muchísimo cuando haces fotos dentro de cualquier tienda excepto en Harrods. Son capaces de venir en un ataque de ira inglesa y obligarte a borrar las fotos (propaganda que se pierden).
  • No se puede fumar en ningún local y el tabaco es carismo. Este pequeño detalle hace que ir de marcha suponga volver a casa sin apestar de forma infernal y que la mayoría de la población pase de morir congelada en la calle y opte por no caer en el vicio.
  • El mundo está lleno de cartelitos que indican a cuánto equivale la multa para la posible barbaridad que se te pueda ocurrir hacer.
  • La proporción de españoles es tan elevada que en algunos momentos no sabes si estás en otro país o en una zona de marcha guiri.
  • Las limusinas de color magenta existen.
  • Los autobuses de dos pisos están "modernizados" y es prácticamente imposible encontrar uno de los antiguos.
  • En los pasos de peatones siempre tienes que apretar un botón para que se pongan en verde y en el suelo está escrita la dirección a la que debes mirar antes de cruzar.
  • Jamás mirarás al lado correcto al cruzar una calle.
  • Las escaleras mecánicas de Harrod's siguen las mismas extrañas leyes direccionales que las carreteras.
  • La propina se cobra en la factura y, si no te la cobran, más te vale dejar algo si no quieres que te peguen una paliza de miradas (es que son ingleses).
Y, para acabar, me gustaría recomendar a todos aquellos que os dirijáis allí en grupos de amigos que reservéis ciertas horas del día para estar a solas... Si no la cosa se pondrá peligrosa a partir del quinto día (el roce hace la irritación cutánea).

4 comentarios:

Misaoshi dijo...

xDDDDDDDDDDDDDDD
Un apunte: las escaleras mecánicas en España tampoco siguen la dirección que estamos acostumbrados a ver, más que nada porque en el metro como sigan esa dirección o no subes o no bajas con la marabunta de gente que pasa.

Me ha encantado tu resumen, sobretodo la parte que hablas del chocolate con fresas, nubecillas y esas cosas.... QUIERO DE ESO!!!!

Y sobre Candem y las cuestas misteriosas... si lo hubiérais sabido habríais hecho el camino cuesta abajo y habríais llegado igual xD

El Zorrocloco dijo...

Lo mío tiene excusa en forma de accidente de moto, pero que tú te lesiones la rodilla subiendo escaleras... Menos WOW y mas jogging, anda XDDD

Al final digo yo que te lo pasarías bien, aunque vinieras rozada XD Opino igual que tú con ese tema, y lo suelo explicar a la gente con la metáfora de la barra de magia. Ejemplo:

-¿Tú sabes la típica barra de magia del Zelda?

-Sip.

-Pues yo tengo una parecida, pero de habilidades sociales, y se va gastando cada vez que escucho una gilipollez, así que al final del día es mejor dejarme solo un rato para que recargue... Capisci?


Y luego me llaman borde.

P.D.- Los tubérculos blandurrios molan! =D

MARCUS NIGER dijo...

Hola,soy Marcus Niger, tú, junto a muchos otros, estás invitado a visitar la Antípoda Secreta, un blog de reflexión y opinión, quizá no muy distinto del tuyo, que aspira a crecer y desarrollarse; por ahora estaria muy interesado en darlo a conocer a cuanta más gente posible y sobre todo que los visitantes dejen comentarios y opiniones, intentando que sea más un foro de debate y opinión que un simple blog. Tú opinión interesa.

www.antipodasecreta.blogspot.com

Mr Blogger dijo...

Jejejeje estupendo reportaje. Lo tendré en cuenta cuando vaya aĺgún día :)