lunes, abril 27, 2009

Sobredosis de zombies

Este sábado experimenté las consecuencias de una sobredosis de historias de zombies.

En la última semana he hecho una sesión intensiva de dos cómics de temática zombie: Highschool of the dead, un manga un poco mediocre, y The walking dead, un cómic americano realmente bueno. Aunque su lectura tan sólo provocase momentos de tensión/intriga sin llegar al miedo, me sensibilizó en ciertos aspectos que los films del género nunca habían logrado alcanzar.

The walking dead me hizo comprender que muchas de mis estrategias planificadas de supervivencia no serían efectivas en ciertos casos y que muchas veces las personas son mucho más peligrosas que los muertos vivientes.

Para rematar mi estado de susceptibilidad hacia el tema, el sábado por la noche vimos El diario de los muertos (una obra de Romero que no se estrenó en España). La película era un documental grabado por un estudiante de cine que aprovechaba el apocalipsis zombie para hacer un reportaje de lo que sucedía, cómo afrontaban los hechos sus compañeros y sobrevivían. Aunque la película en si pecaba de ser mala y algunos efectos gore eran demasiado falsos, el formato tipo documental cámara en mano -sin llegar al mareo producido por películas como Rec- daba cierto efecto de veracidad a la historia, como si todo lo que se mostraba estuviera ocurriendo realmente en ese preciso instante. Este fue el último chute de adrenalina de origen zombie fue la que me provocó la sobredosis y comprendí que un exceso del género de terror puede provocar extraños estados de paranoia y nerviosismo.

El primer síntoma lo sufrí en el oscuro pasillo de la casa de mi novio tras salir del baño. Una sensación de que algo iba a salir de la oscuridad y a morderme un ojo me empezó a provocar temblores que me hicieron poner pies en polvorosa.

De vuelta a casa me fui cruzando con los borrachos habituales del fin de semana, gente muy maja que se tambalea de un lado al otro y conversan entre ellos mediante sonidos gurgutales. Cuando llegué a Olmos (una calle comercial muy larga que hace cuesta abajo) divisé un sujeto que se movía de forma idéntica a un zombie: no sólo se tambaleaba, sino que arrastraba una pierna y tenía la cabeza echada hacia atrás -como si se moviera por inercia y no por voluntad propia-. Al principio el chico en cuestión me pareció bastante cómico, pero en el momento en el que nos íbamos a cruzar decidió dejar de caminar hacia delante e hizo una diagonal directa hacia mi. Me asusté, pensé que me iba a morder, así que me aparté sigilosamente hacia un lado y logré que el muerto siguiera su camino sin percatarse de mi presencia.

Llegué a casa con los nervios un poco más alterados de lo normal y, cuando me disponía a meter la llave en la cerradura del portal... ¡zas! Alguien abrió la puerta.
Grité y mi vecino se descuajarringó de la risa... y más aún al justificar mi susto diciendo que había estado viendo películas de zombies.

Queda claro que cualquier cosa en exceso es mala para la salud.

Pd.: Me ha hecho mucha gracia la foto del gatito zombie porque una vez soñé que varios de ellos me mordían los tobillos.

7 comentarios:

Carcayú dijo...

Estás grillada xDDDDDD
¿Cómo es que todavía no había leído "Los muertos vivientes"? ¡Una de las grandes joyas del cómic actual!
La verdad es que tienes razón en eso de la "justa medida", a mí me pasó algo parecido, pero sin zombis xD
Concretamente, se me inflamó la garganta por mascar demasiados chicles xDDDD

Misaoshi dijo...

XDDDD

Joer me ha matado lo del sueño con los gatitos, seguro que esa noche fumaste XD

Eso sólo me pasa cuando veo alguna peli japonesa de miedo.

Me alegro no ser la única paranoica después de ver alguna película de miedo. Ya me daba rabia que se rieran de mí, a mi edad U_U

PD: tu vecino es un...

El Zorrocloco dijo...

Los muertos vivientes molan un huevo! Pero lo mejor del post es el sueño de los gatitos, sin duda XDDDD

UrothJRazail dijo...

Que gran cómic "Los muertos vivientes", sigo ansioso cada tomo que sacan aquí en España.

A mi también me ha pasado más de una vez no poder ir tranquilo por la calle después de ver una película de terror. Y es traumático vivir al lado de un enorme y oscuro parque cuando pasa eso xD

Aunque reconozco que no he soñado nunca con gatitos zombies... que mal rollo...

Mr Blogger dijo...

podría haber sido peor, podrías haberte encontrado al chico zombie en el pasillo oscuro saliendo del baño mientras esquivabas a los borrachos y al llegar al fondo y abrir la puerta de la habitación de tu novio para buscar seguridad encontrarte con el vecino...

Gatit dijo...

Tengo un compañero de clase que ha visto todas las películas de zombies que se han podido hacer. Y cuando digo todas no exagero. Es un obsesivo.
Si quieres un consejo de supervivencia en caso de desastre mundial zombie, sólo te puedo dar la ley nº1 de las películas de terror: "Si eres negro, estás jodido" xD

P.D: Lo de los gatos zombies es simplemente increíble.

Jill dijo...

Carcayú: No estoy grillada, estoy susceptible. xDDD

Bueno, aún no me lo había leído porque era pobre... me lo bajé, todo solucionado. Cuando pueda me la compro en papel. :P

xDDDDD

Eres el único ser en el mundo que se ha puesto enfermo por mascar chiclets... Eres súper friki.

Misaoshi: Algún día contaré el sueño de los gatitos entero, pero aviso que más que gracia te daré miedo. :_D

Las películas de terror japonesas y/o coreanas son para matar de infartos. Una vez ví una coreana que me dejó sin dormir una semana. :_

Zorrocloco: Es muy molesto ir a acariciar gatitos y que te muerdan los tobillos, era irritante porque quería correr pero me daba miedo pisarlos y matarlos. xD

UrothJRazail: Tranquilo, en los parques oscuros tan sólo te violarán. xDDDD

He leído hasta el capítulo 60 (más de lo que ha salido aquí) y... OMG!!! OMFG!!!!

Lo que te espera...

Mr Blogger: No sé que me hubiera dado más miedo de todo esto... Supongo que encontrarme al vecino en la casa de mi novio. Hubiera sido un poco "¿WTF?". xD

Gatit: En serio, no sé que tienen los zombies con los negros. ¿Será que saben mejor o algo?