lunes, octubre 19, 2009

Aquel chico enfadado...

El otro día me encontré con un ex-compañero de colegio. Uno de esos que ni , ni fa. De los que nunca te habías preguntado qué había sido de su vida (ni por cariño, ni por rencor).

La verdad es que me hizo gracia. De joven siempre estaba enfadado, era una persona bastante agresiva. Supongo que algo tenía que ver el que le llamaran cabeza huevo y le tocaran reiteradamente las narices. Creo que yo nunca utilicé su pseudónimo. Tampoco le defendí. Supongo que por una parte fue porque nunca había visto una iracunda vena palpitante en la cáscara de un huevo. Por otra, estaba demasiado ocupada tratando de volverme invisible y desaparecer a los ojos de aquellas hienas adolescentes.

En los colegios es así. O eres depredador y atacas y devoras a tus víctimas, o eres alimaña que se esconde tras el follaje esperando no ser descubierto y recibir un buen mordisco. En esa selva escolar a veces podías encontrar a algún ser humano, pero generalmente esa condición antropomórfica del "niño-humano" era tan sólo una ilusión que duraba apenas unas horas. Los profesores actuaron siempre como simples investigadores de la fauna y flora del lugar: mirar pero nunca intervenir.

8 comentarios:

Joaquin dijo...

Hola qué tal? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes. Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros.
Saludos -comunicate-

Misaoshi dijo...

Ains, preciosa mía.

Me has hecho pensar... a mí no creo que me reconozcan, yo era el patito feo y tú me llamas hermosa, así que con eso lo he dicho todo. Pero ojalá hubiera sido la chica invisible...

Entiendo a cabeza huevo U_U... ¿iba sonriendo que te hizo gracia?

Anne dijo...

Me identifico con "la chica invisible". Durante toda la secundaria fuí una chica invisible hasta el bachillerato. Allí por suerte la cosa cambió y puedo incluso decir que mantengo amistad con gente de aquella época :)

Creo que yo nunca utilicé su pseudónimo. Tampoco le defendí.

A mí me comía un poco por dentro a veces lo segundo. Pero claro, como tú dices, si intentabas ponerte en medio te mordían. Y peor, podías acabar en el punto de mira y que te dieran por todos lados.


¿Por qué la gente en esas edades siente la absurda necesidad de imponerse por la fuerza y la estupidez a los demás?

YoMisma dijo...

Me ha encantado como has descrito la selva!

Saludines,
YoMisma

P.D: Yo también era alimaña :)

Jill dijo...

Uhmm... a ver si me explico, yo no fui la chica invisible siempre. No, yo sólo lo fui en tercero/cuarto de ESO o así. Durante todos los años anteriores se cebaron conmigo cosa mala. Hubo épocas en las que hasta fingía estar enferma para no ir a aquel lugar de mierda.

No defendí a nadie porque ya estaba bastante destrozada yo solita para encima ir plantando más semillas de la discordia. Fui egoísta, pero mira... este chico se unió muchas veces al grupo para destrozar a alguien, así que tampoco se merecía ni mi compasión, ni mi piedad, ni nada. ú_ù

Sé que no estuvo bien y si mi yo actual se encontrara en una situación así actuaría de forma totalmente diferente... pero cuando somos niños no somos así. Tenemos miedo, las cosas nos duelen más de lo que deberían y tenemos terror a un recreo en soledad. >_<

Por otra parte no pretendía que este post fuera triste, jo. :(

Un besito ^^

Demóstenes dijo...

Conmigo se cebaban bastante sobre todo en 3º, cosas que pasan, y aunque me defendieran no servía de nada xD.

La respuesta a que en 4º dejaran de hacerlo, probablemente es porque crecí, y me hice el chico grandote que soy ahora, jajaja :P. Pero guardo muy malos recuerdos de todo eso, la verdad...

Mr Blogger dijo...

Pues yo recuerdo estas cosas al revés, ahora es cuando la gente que me encuentro por la calle ni fu ni fa, antes si saludaban y se interesaban, dentro y fuela del cole/instituto

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.