martes, noviembre 17, 2009

Stop hate!

Estamos en un baile de máscaras continuo. Nada es lo que parece. Las caras que te rodean son tan sólo la cáscara que cubre mentes igual de frágiles que cualquier otra. Puedes pintar sobre su superficie lisa lo que quieras pero dentro siempre estará lo real. Lo que somos y no lo que queremos ser, nuestra esencia.

Fulanito no es tan bueno y moralmente correcto como quiere hacer creer, ni menganito tan y tan malo. Aunque nos esforcemos por estar en una de las caras de la moneda, aunque luchemos por ser cara o cruz, siempre seremos el canto. Porque hijos míos, nada es blanco ni negro.

No vale la pena ni sulfurarse, ni odiar, ni rasgarse las vestiduras por alguien que nos ha dañado. El esfuerzo es tan inútil, tan vacuo, que carece de significado. ¿Hay acaso algún beneficio? ¿Qué vas a hacer más que amargarte?

Odiar no sirve para nada. La venganza nunca calma, ni cura, el mal recibido. Esperar desgracias ajenas es, además de una gilipollez, un ejercicio de paciencia insana que en el momento que llega descubrimos que no nos sacia, no nos enorgullece y, mucho menos, nos hace felices.

Entiendo que se pierda la confianza, la amistad, el contacto. Que llegues a la conclusión de que no vale la pena relacionarse con una persona que ni te gusta, ni tú le gustas. Pero ya está. Hace tiempo que dejé de entender esa manía de prolongar el propio sufrimiento repitiendo día y noche como un tantra las putadas que nos han hecho.

Así que no es extraño que me duela ver como personas que aprecio odian a otras personas y se sumergen en ese mar masoquista de obsesión. Chicos: no vale la pena.

10 comentarios:

Misaoshi dijo...

Odiar no es malo tampoco; es un sentimiento, como cualquier otro.

Odio el humo.
Amo leer.

Pero no por eso uno se pone a pegar a todo el que fuma ni deja de utilizar el coche.

Eso mismo debería ser con las personas.

Puedes odiar el narcisismo. La religión o la obsesión que tiene con ello. La prepotencia.
Pero odiar a una persona por tener una cualidad que consideras odiosa; ... vale, siempre he estado confundida xD a partir de ahora miraré a esas personas (a las que odio) con otros ojos.

Odio que sean tan gilipollas. Paso, la ignorancia es mejor moneda XD


PD: buena entrada que hace reflexionar >.<

Misaoshi dijo...

Ah; y tus amigos deberían hacer más el amor y preocuparse por las cosas que les interesan antes que luchar una batalla perdida.

... Y me aplicaré el cuento :D

Anne dijo...

También habría que pensar, creo yo, si no utilizamos las palabras "amor" y "odio" con demasiada frecuencia para cosas que no lo merecen.

Yo creo que sólo he odiado a una persona en toda mi vida. Ahora puedo ignorarla, pero hace tiempo le deseaba que probara de su propia medicina, para ver si le gustaba. Era la reacción más normal, ya que me había hecho mucho daño.

Sin embargo, como entendí que no estaba en mi mano dar esa lección, lo dejé correr.

Pero no pude evitar odiar, porque tanta frustración y tanta mierda se tenía que canalizar de algún modo. No es un sentimiento agradable, pero yo creo que está ahí por algo. Quizá hay que saber controlarlo y utilizarlo, en una (muy) justa medida.

YoMisma dijo...

Totalmente de acuerdo, el tiempo es demasiado corto como para desperdiciarlo en oscuros sentimientos que a quien primero hacen daño es a nosotros mismos.

Un Saludo,
YoMisma

Mr Blogger dijo...

Bueno, pero el odio no nace de la nada. Si se produce y si se mantiene en nosotros es porque no podemos superar lo que nos han hecho; ya sea porque en el fondo aún tenemos otros sentimientos y tenemos que enterrarlos de alguna manera para poder seguir adelante sin esa persona, para justificarnos y para evitar pensar de otra manera que nos haga más daño. No todo el mundo es capaz de hacer borrón y cuenta nueva o sortear lo que te hace sentir mal y seguir adelante sin más. La indiferencia implica que no hay sentimientos, y para que no hayan sentimientos hace falta tiempo, sobre todo cuando éstos son muy intensos (antes amor, ahora odio o siempre amor o siempre odio). Y aunque racionalmente sabemos que eso nos hace daño, no podemos sustraernos a lo emocional sin perder algo de nosotros mismos por el camino. Sería como cortarte un dedo porque te duele una de las yemas porque te picó una avispa. En un par de días baja la hinchazón y desaparece el dolor, aunque no sea tan rápido como lo otro.

s18d9 dijo...

Cuanta razón tienes bombón... no vale la pena vivir odiando a unos o a otros, mejores cosas hay q hacer en esta vida.

Bsos ***

P.D. M has recordado mi relato del baile de máscaras, aquel q escribí hace tiempo... voy a leerlo xD

Carcayú dijo...

Eso, eso, amaos los unos a los otros, sobretodo a mí ¡Amadme! ¡Hay suficiente para todas!

Misaoshi dijo...

Lo siento T_T no volveré a pillármela de esa manera... lo dejo.

Felicidades >.<

Zell dijo...

Yo siempre he pensado lo mismo peroooo, qué fácil es decirlo.

Somos humanos y nos dejamos llevar por nuestros sentimientos, tengan razón de ser o no. xD

Zell dijo...

PD: pensaba que hablarías de alguna campaña contra el racismo, el maltrato a los animales o algo así...