viernes, enero 24, 2014

Fanáticos no, gracias

Odio toda clase de fanatismos, ya sean religiosos, políticos, morales o hacia los famosos. Ser fanático implica una actitud obsesiva, marcada por la devoción y la incapacidad crítica, que me parece espeluznante. No soy capaz de comprender cómo una persona puede focalizarse tanto en una idea o persona, ofendiéndose por cualquier posicionamiento que no siga los mandamientos de su absurda idealización.

Es posible que mi incomprensión se deba a mi falta de experiencia, a que nunca he sido fanática de nada. Así como otros niños enloquecían ante ciertos famosos, a mí nunca me importaron lo suficiente para interesarme por sus vidas más allá de su trabajo. Nunca me importó conocer sus nuevos proyectos, sus romances, ni el contenido de sus entrevistas. No negaré que sí que he visto películas por ser protagonizadas o dirigidas por una persona concreta, he leído la bibliografía entera de algunos escritores o disfrutado de la discografía completa de grupos determinados. Pero jamás he sentido la necesidad de ir más allá, de ofenderme ante comentarios negativos o de salir en su defensa. Es probable que mi poca tolerancia se deba a eso, a la falta de sufrir una pasión similar por un desconocido, a no poder empatizar con aquellas personas que se declaran fans.
Ayer detuvieron a Justin Bieber por exceso de velocidad... borracho, fumado y con alguna pastillita de la felicidad en el estómago. Hasta ahí todo normal, es lo que suele pasar cuándo la policía te encuentra conduciendo en esas condiciones: colleja, el primer book sin maquillaje, descubrimos que eres el hermano gemelo perdido de Miley Cyrus, te encierran hasta que se te pasa la tontería, pagas la fianza y los medios de comunicación informan de que no eres perfecto. Es lo usual si eres famoso, no hace falta ponerse dramático.

La noticia explota en twitter y empieza la lucha a muerte entre haters (a quienes tampoco comprendo) y algunas beliebers ultraprotectoras (afortunadamente no todas), justificando la imprudencia con su imperfección humana o su edad, hasta llegar al punto en el que varias personas publican esto:


¿En serio? Ya no es sólo que los argumentos "no es perfecto" o "es un adolescente" no me parezcan un elemento absolutorio para cometer cualquier barbaridad, es que inconscientemente le están situando en el epicentro del Universo al ser incapaces de ver que esa conducta no sólo podría haberle perjudicado a él, de barajar la posibilidad de que conduciendo en ese estado atropellara a alguien o se estampara con otro coche.

Es un chico de 18 años, con los genitales bien peludos y el suficiente dinero para contratar a un chófer o volver a casa en taxi. Es imperfecto como todo ser humano, es joven y todos tenemos derecho a equivocarnos, sí, no lo niego, pero eso no le exculpa del daño que podría haber causado. ¿Serían igual de indulgentes si fuera un desconocido? ¿Les preocuparía antes su bienestar físico que el de las personas que hubiera podido herir? No lo creo.

Conducir en esas condiciones es intolerable y no debe ser justificado de ninguna manera: es una conducta que debe ser rechazada social y públicamente, demostrando que no es un ejemplo a seguir, y tener las consecuencias legales pertinentes.

5 comentarios:

sergio vergara telechea dijo...

a mi tambien me encanto fallout 3, lo reconoci por la imagen que tienes arriba *-* bueno dices que no eres fanatica, a mi tampoco me gusta inclinarme hacia alguna ideologia de manera positiva/negativa pero ese juego se queda en mi corazon y lo voy a defender siempre...me alegra que haya una chica que no solo se la pase pensando en mangas y cosas asii, a mi me gustan un tanto pero como tu dices, no soy un fanatico.

Sharpnailis dijo...

Yo fui fan de preadolescente y diría que, en realidad, no se diferencia mucho a estar enamorado. Es esa misma sensación de mariposas en el estómago y nervios, esas ganas exageradas de ver y conocer más al otro.

La verdad que el tema da para un súper estudio psicológico.

H@n dijo...

Discrepo en lo de bien peludos.

Todo lo demás lo suscribo.

Tarambana dijo...

Desde luego que todo esto de los fans es un tema curioso como mínimo.

Con el caso de Bieber el fenómeno es curiosísimo porque se suelen montar unos debates absurdamente apasionados entre defensores y detractores (y, como apuntas, igualmente absurdo es el papel de los defensores que el de los haters).

En cualquier caso, me parece bastante vergonzoso el tratamiento que se ha dado de la noticia en muchas ocasiones. Ayer en Cuatro decían que Bieber ha pasado a formar parte de los famosos "malotes" y que ya tiene foto policial. Lo decían con un tono muy frívolo, como diciendo "mira que tipo más chulo, como mola, qué noticia más simpática". Creo que lo correcto hubiera sido aclarar que esa actitud irresponsable no tiene nada de guay, sino que es más bien imprudente y ridícula. Hay que disuadir a la gente de hacer estas cosas, no animarles.

Jill dijo...

Ala, cuanta gente!

@Sergio: adoro el Fallout, todos y cada uno de ellos. *__* Mi favorito es el New Vegas <3. Estoy ansiosa para que saquen el 4...

Lo mejor es disfrutar de las cosas en su justa medida, sin obsesionarse y volverse locos. xD

@Sharpnailis: estuve a punto de indagar profundamente sobre el tema, pero como ahora voy de culo estudiando... (ya me ves, aquí, empollando un montón xD). Es algo que deberíamos mirar, sería divertido escribir un artículo bien fundamentado sobre ello... aunque me daría rabia hacer un trabajazo y publicarlo bajo mi pseudónimo... querría que me reconocieran el mérito. D:

@H@n digo eso porque ya es una persona medianamente adulta... aunque se comporte como un niño aún. O_O

@Tarambana: es lo que más me aterroriza de este tema, que sea tomado como algo "guay" y aceptable, digno de imitar. Joder, que lo normal es que le llamen subnormal para arriba, no que le alaben por ser tan capullo.