domingo, noviembre 13, 2005

- ¡Dios! Mamá, ¿Por qué sirves la sopa tan caliente?
- Porque teníais hambre.
- ¿Pero es que me querías matar? ¡Tendría que salir el espíritu escaldado de la sopa y darte de ostias!
- ¿El espíritu de la sopa?
- El del último que murió al tomarse una sopa tan caliente, un hombre de cabeza de olla y cuerpo de cuchara.

1 comentario:

DraBru dijo...

Jajaja, me gustan los textos así, comentarios simples pero burdos y graciosos a la vez :-D. Gracias por el comentario en mi blog y sigue así, me gusta tu blog. Un salu2