martes, junio 26, 2007

Salvada por la campana

Ya tengo trabajo.

No me lo puedo creer, desde que empecé a buscar me han llamado para tres trabajos: uno de camarera, otro para la asociación contra el cáncer y finalmente de correos.
¿Será que la gente dinámica, extrovertida, simpática, dicharachera y en definitiva supermegaguayosea como yo está muy solicitada laboralmente? -Ataque del ego asesino-.

Esta mañana, cuando iba a salir camino a la aventura y a mi primera entrevista laboral, me han llamado para trabajar en Correos y Telégrafos en la sucursal de debajo de mi casa... En ventanilla. Son tres horas diarias más de lo que me ofrecían en el que tenía que hacer la entrevista pero con trabajo ya seguro, un contrato más largo (por lo cual cobraré más) y resguardada del calor del verano. Ya me imaginaba acosando a peatones con un sol de justicia bailando tango en mi nuca mientras le suplicaba piedad a Dios.

Así que al final me he ahorrado el mal trago de hacer la entrevista. He sufrido los nervios de la búsqueda de la calle por los encriptados callejeros de internet y de las páginas amarillas... el trauma de ver que todos son bastante diferentes pero ligeramente similares. ¿Las calles cambiarán de posición según el día de la semana?
El estrés de teñirte el pelo para tener "buena presencia" y dejar el baño a topitos rojos y mi cabeza roja con topitos rubio decolorado al más puro estilo "grunge"; despertarte a las ocho de la mañana por el pánico a llegar tarde y la desesperación al descubrir que las tostadas estaban mohosas... El café con leche en el bar de enfrente de tu casa que resultó ser un café solo y la llamada salvadora.

¡Yuhu!

2 comentarios:

Kaworu dijo...

Eso es suerte y lo demas tonteria, despues sale gente diciendo que es que no hay trabajo... acabas de joder la vida de muchas personas que habian planeado pasar unas grandes vacaciones con la economia de sus padres y el apoyo de la sociedad u.u mala persona...

En fin, felicidades

Un año en Amman dijo...

"...sol de justicia bailando tango en mi nuca mientras le suplicaba piedad a Dios"
Una expresión inmediatamente incorporada a mi vocabulario.
Qué recuerdos me vienen recordando la búsqueda de curros para el veranito... la de mierdas que me ofrecieron.