viernes, mayo 09, 2008

Reina y señora por un día

Hoy, 9 de mayo, pasará a ser en la historia de mi biografía como el día en el que trabajé como dependienta de una tienda de comics y no leí ningún ejemplar. He pecado.

He abierto la tienda ilusionada, llena de buenas expectativas de venta y muerta de ganas de leer el tomo de Valentina de Guido Crepax, la saga de Civil War y un manga llamado Secretos del corazón (o algo parecido) que al ser tremendamente empalagoso y deprimente no quería comprar pero sí leer. Sin embargo, he recibido tantas visitas que me he pasado toda la mañana hablando y esperando sin demasiado éxito la entrada de algún cliente.

En la tienda he aprendido que cuando llueve los frikis se esconden en sus cuevas y se niegan a salir, que tan sólo los más valientes son capaces de enfrentarse a la lluvia para su dosis de lectura. En toda la mañana sólo he hecho siete ventas, cuatro de las cuales han sido a amigos que venían a visitarme y a comprarme algo por el simple hecho de que me hacía ilusión. Si no llega a ser por ellos abrir no habría sido nada productivo.

A parte, he utilizado por primera vez una máquina de tarjetas de crédito (con chuleta, eso sí) y he intentado aprender a sonreír con naturalidad sin ningún resultado satisfactorio. Se ve que cuando sonrío nerviosa y forzada pongo una cara rara que da miedo, algo realmente problemático si se desea vender algún producto.

Y este es el resumen de lo que fue una mañana laboral en el trabajo temporal de mis sueños: poco interesante, poco estimulante y perfecto para un viernes.

.

9 comentarios:

Liet-Kynes dijo...

pues nada enhorabuena ^^ me alegro que te haya ido todo bien ^^ a ver si repites experiencia... ojala conociera a algun dependiente de tienda... aunque solamente fuera un dependiente de tienda a tiempo parcial o esporádico XD

Demóstenes dijo...

Es que ir a comprar cómics cuando llueve es arriesgado, se pueden mojar xD.

Carcayú dijo...

Yo... Yo... Lo siento, esto es demasiado fuerte para mí... No tengo... No me salen las palabras...
(El blogspot no me deja logearme, no preguntes, no preguntes...)

Hugo dijo...

Sinceramente me parece que eres una magnífica dependienta, nunca me había sentido tan cuidado en una tienda.
Además te manejabas con mucha soltura para ser la primera vez.

PS: Aunque ciertamente tenias una sonrisilla un poco psicópata xD

Mr Blogger dijo...

Lo de sonreir es lo más duro...

Misaoshi dijo...

jajajajajaj bueno al menos has conseguido 4 clientes que no habrían ido si no hubieras estado xDDD

y a comprarte el comic, no? xD

Misaoshi dijo...

jajajajajaj bueno al menos has conseguido 4 clientes que no habrían ido si no hubieras estado xDDD

y a comprarte el comic, no? xD

Misaoshi dijo...

porq se me publican x2 los comentarios si solo le doy una vez ¬¬

Misaoshi dijo...

Ante mi negación por verla, y más después de leer tu crítica, al final me convencieron ayer...

Pero no me arrepiento eh? me descojoné la vida xDDDDDDDDDDDDD odio al gordo enano y al mono pero el momento del ninja fue mortal, y nos fijamos todos en el Ryoga xDDDDDD a friki moment.

Estuvo chula, me gusta quedarme con lo bueno para pensar que mi dinero fue invertido en algo productivo xD, y los efectos especiales geniales ^^