viernes, enero 23, 2009

San Sebastián y la mala educación

Prosigamos con la noche de San Sebastián.

Ya a salvo del fuego, las desquiciadas con parrillas al rojo vivo y las masas asfixiantes del gente, llegamos a nuestro destino: un hindú muy bueno y barato cuyas mesas están tan próximas que la intimidad es imposible. Allí nos sentaron en una mesa que estaba separada por cinco centímetros de la de una pareja de mediana edad en momento de acaramelamiento absoluto. Nos acomodamos ignorando la cara de odio visceral de la mujer e intentamos evadirnos de la conversación de nuestros vecinos hablando de nuestras cosas.

Cuando se va a un restaurante de estas características y desgraciadamente te toca sentarte tan cerca de otra mesa es probable que:

a) Mantengas un clima agradable con tus vecinos.
b) Tus vecinos resulten ser unos completos gilipollas.
c) Oigas cosas que no deberías oír y te traumatices.
d) No te enteres de la conversación de al lado.


Nuestra relación con esa pareja fue una extraña mezcla entre b y c.

Estaba comiendo el pan hindú con la mano cuando la mujer empezó a decir en voz alta, claramente audible:

Me da asco la gente que come con las manos, aunque sea pan. Después están sucias y huelen mal, lo considero una guarrada. Cuando veo a una pija hacerlo tan sólo puedo pensar que es una cerda. [...] No, no soy una exagerada. Mi madre me educó así y estoy muy orgullosa de ello, porque no soy una puerca y sé comer como toca.

Y así siguió durante un buen rato a pesar de las súplicas de su novio, tirándose flores a mi costa y totalmente consciente de que la estaba oyendo claramente (evidentemente estaba intentando fulminarla con la mirada).

Me quedé de piedra. No sólo porque existiera un universo alternativo en el que las personas comieran el pan con cuchillo y tenedor, si no porque la muy zorra (porque no tiene otra definición posible) tuviera el morro de insultarme de una manera tan vil y mezquina. Entiendo que su falta de autoestima le obligase a intentar destruir a las personas de su alrededor para magnificarse y sentirse menos mediocre, fea y patética, pero al menos podría hacerlo en voz baja. No sé, el resto de personas que conozco con este problema conductual al menos tienen la decencia de ser medianamente discretas.

Si es que encima la muy pedorra ponía en entredicho mi educación parital. ¿Pero qué se cree? Mis padres no me enseñaron el arte de comer pan con cubiertos sin parecer ridícula o una inadaptada social, pero sí algo de lo que ella carecía en su totalidad: educación social (que no es lo mismo que hipocresía).

No paró hasta que le comenté a Krysthel la situación y esta cogió el pan con una sonrisa y empezó a manosearlo mientras lo mordisqueaba; comentamos lo mal que está insultar a la gente y sentencié que la educación está infravalorada hoy en día.

Seguimos cenando felizmente hasta que Krysthel se quedó blanca y me empezó a hacer unos gestos que venían a significar "cuernos". Que FSM nos perdone, pero pusimos la oreja intrigadísimas de lo que estaba pasando: hablaban de sus respectivos cónyugues cogidos de la mano.

Fue mejor que los culebrones de la primera.

Pero cuando dejes a tu mujer yo seguiré siendo tu novia.

Dijo ella en tono de reproche haciendo que me atragantase de la impresión. No, si encima quería casarse con el otro el día después de firmar los papeles del divorcio.

Jamás entenderé cómo dos personas cuya relación ha surgido de la infidelidad pueden permanecer juntas sin temores, confiando el uno en el otro. ¿Acaso no se inició su relación de la traición hacia la persona que en su momento amaron? ¿Qué les garantiza que no les ocurrirá lo mismo? Dicen que FSM los cría y ellos se juntan, pero eso no significa que no acaben sacándose los ojos.

Supongo que mi concepción se debe a que soy de las que prefieren dejar antes de cornamentar.

Por desgracia terminamos de cenar y nos fuimos. Nos quedamos sin el final de la historia, sin el preview del próximo episodio, sin ninguna pista sobre cómo acabaría todo...

Al menos ahora sé que hay universos paralelos en los que comen el pan con cubiertos.

12 comentarios:

Misaoshi dijo...

Hija de puta, lo que hubiera hecho al escucharla, hacer como que "si si vamos a ser educados" empezar a utilizar el cuchillo y tenedor y que se me escape el pan en su puta cara, a la muy guarra a esta la enseñaba yo con mis artes oscuras. Que hablan de infidelidad, yo cuento detalladamente como me follaban en todos y cada uno de los portales camino a casa cuando me prostituía en el callejón de Titos a los 14 años, me inventaría que perdí mi virginidad con mi perro a los 7 años que me pilló desprevenida y esas cosas.

Para traumatizar estoy yo, já.

FrIkI dijo...

Madre mia, que fauna... incluso he oido que alguna gente se masturba con las manos! Con lo mal que debe de oler despúes de eso!!

Universos paralelos los hay a patadas.

Buf, casi me he puesto cachondo leyendo el post! Tias así no se encuentran en todos lados, hay que ser muy cabrona, jajaja

Si fuera un tio y estuviera cenando con digo en esa situación, me levanto (bueno, igual no hace falta xD ) y le pido el numero de telefono a la chica, delante de su encantador amante. A ver que cara pone, juas.

PD: Si puedes conseguir el numero me lo pasas, ok? :-P

--------------

Ahora en serio. Eso de que no se puede asesinar a alguien clavándole un tenedor en el ojo, ¿es válido para todas las situaciones?

Folken dijo...

Vamos a ver: Yo no sé demasiado de protocolo ni nada parecido, pero el pan SÍ se come con la mano. Aquí y en la Casa Real el día que invitan al Emperador de Japón.

Lo que no se hace es cortar cachos grandes e ir recortándolos con la boca: se cortan pedazos CON LA MANO del tamaño que te vayas a comer.

Otro tema es el de empujar la comida. Si es comida blanda "no pinchable", en caso de apuro máximo y de que el cuchillo sea inútil, puedes usar el pan para ayudarte. Eso sí, no empujes con un mendrugo un trozaco carne, que eso se pincha solo.

Es decir, la tía esa pretende ser más papista que el papa y resulta ser una garrula disfrazada de lo que no es.

Folken dijo...

Se me olvidaba: Sucar en público un plato (la salsa), es de mala educación. Yo, si lo que me he comido está bueno y no estoy en la recepción de la Preysler para los anuncios de Ferrero Rocher, lo hago. Eso sí, en mi casa no, porque siempre se me olvida comprar pan. En mi casa le paso la lengua al plato.

El Zorrocloco dijo...

Una educación cojonuda le dio su madre. Comer pan con cuchillo y tenedor, ponerle los cuernos a tu marido con un putero... Completita y variada.

En ocasiones como la que describes es en las que uno mira al esperpento y piensa: "Ay, si fueras un hombre..." (/modo violento XD)

P.D.- Qué bueno, FrIkI!!! XDD

P.P.D.- Deberías haber metido las manos en su plato XDD

Andreu Romero dijo...

Tú comes el pan hindú con las manos (y yo, y los camareros del restaurante, y posiblemente todo ser mamífero de la India), y ella con cuchillo y tenedor... pero seguro que hay otras cosas que sí se come sin tenedor ni nada, la muy xD.
Da asco la gente que habla alto sin saber que se le oye a kilómetros, y más aún la gente asquerosa que se las da de "fisna" y que luego realmente no lo es para nada.
Se puede ser malo y listo (porque los malos y listos disimulan), pero esa era mala y estúpida.
Piensa que se puede matar con la voluntad. No usamos más que una migaja de nuestro cerebro, por eso es posible desarrollarlo para hacer daño. Todo es entrenar :D

missmole dijo...

Pues mira, cena y espectáculo gratis,jeje.

Déägol dijo...

¿Comiste el pan con las manos? Dios mío, qué osadía, qué irreverencia, qué sacrilegio!! xD

Madre mía, qué gente hay por el mundo...

Por cierto, para guarradas las que le hará ella a su acompañante. Si no no se explica que deje a su mujer por una bruja.

Demóstenes dijo...

Es que sabes qué pasa, que mientras su madre le decía "niña, come el pan con cubiertos" le enseñaba a la vez cómo tener una vida sexual satisfactoria teniendo un marido y un amante.

Anne dijo...

Dios, qué pedorra xDDDD
Ey, pues no sé qué es peor: que hablen descaradamente de la primera chorrada que se les pasa por la neurona, o que se pasen TODA la comida escuchando atentamente tu conversación, sin cortarse un pelo. Y no porque estés a cinco centímetros de la mesa de al lado, que había más de un metro de separación...

Yo creo que si los encerramos todos juntos se matan entre ellos xDDD

Edleber dijo...

Es que nunca te puedes fiar de la gente tan "escrupulosa". Si tiene tanta obsesión con la suciedad lo más probable es porque sepa que la suciedad es ella

Jill dijo...

Misaoshi: Al fin alguien que comprende mi frustración. xDD
Me gusta tu técnica infalible de traumatización, me la apunto para próximas ocasiones. xDD

Friki: xDD
Si me la encuentro por la calle le pediré su número para ti. xD

Creo que en este caso no hubiera estado penado por la ley que le apuñalase el ojo con un tenedor hasta matarla.

Folken: ¿Ves? Yo comía como toca, ni tan si quiera remojé el pan en la salsita. :_(

Lo que pasa es que esa mujer necesitaba demostrar su superioridad al resto del mundo ante su amante... Ains, ya verás como llora cuando le deje por otra.

El Zorrocloco: Si hubiera sido un hombre peor, porque si le intento agredir quizá me parte la cara. xDD

Y lo de las manos... no, que me las ensucio. Mejor le escupo dentro. ú__ù

Andreu Romero: Pero es que lo primero sí que sabía que le estaba oyendo. :_(

Estoy practicando con las Ondas de Odio, que ví que no funcionan muy bien últimamente.

Missmole: Debería haber bailado sobre la barra luego. xDD

Déägol: O es por el sexo o es que el hombre siempre ha tenido un gusto pésimo. Igualmente él también dejaba mucho que desear si es capaz de ser infiel. :_(

¡¡De buena se libran sus parejas!!

Demóstenes: Estoy casada con una tía así y me arranco los tímpanos para no tener que escucharla nunca más.

Anne: Jo, yo escuchaba. xDD

Pero que conste que fue porque me ofendió desde un principio y le perdí todo el respeto. :P

Jo... entiendeme, era un culebrón genial.

Edleber: :O
Muy buena, me la apunto para citarte en ocasiones de necesidad. Te doy toda la razón.