miércoles, julio 14, 2010

Batallas y Guerras frías

A veces una necesita vomitar verdades como piedras para no morir de una indigestión. Es lo que tiene dedicarse a tragar puñados de mierda en forma de granito durante mucho tiempo.

Hay muchas formas de afrontar los conflictos que podamos tener con otras personas. Unos serán más efectivos que otros, algunos empeorarán la situación y habrá que ni los aborden. La cuestión es que, de una forma u otra, por acción o inacción, el problema acaba desapareciendo.

Uno de estos métodos es el que bauticé como "Guerra fría". La situación es la misma que entre los EEUU y la URSS: existe un enfrentamiento pero nadie se decide a dar la primera hostia. Se amenazan, se tiran indirectas, se alardea de la capacidad tecnológica y del armamento... pero nadie se decide a lanzar la primera bomba H. Entre personas la situación es la misma pero sin armamento nuclear y (normalmente) sin muertes. Se inicia así un juego retorcido cuya finalidad es marcar territorio, dejarle claro al contrincante que no te llega a la suela del zapato y, ya de paso, hacerle rabiar lo máximo posible por mero divertimiento. Son ataques de carácter psicológico que nunca llegan al insulto directo.

Las personas implicadas emprenden acciones que a los ojos del resto de la humanidad pueden parecer totalmente inofensivas pero que, en realidad, se llevan a cabo porque se sabe con certeza que van a desquiciar al enemigo. Se ataca pretendiendo parecer inocente, conociendo los puntos débiles y atacándolos sutilmente. Ambas partes optan por la misma estrategia y la situación se prolonga eternamente.

Cuando se produce esta situación lo normal es que la gente de alrededor no comprenda qué coño está pasando. Lo único que se puede percibir a simple vista es que Fulanito y Menganito no se pueden ni ver y su relación está repleta de malinterpretaciones, pequeñas cagadas hechas "sin querer" y cierto exceso de hipersensibilidad por ambas partes. En el caso de que realmente estén en una de estas guerras frías la verdad es que nada ha sido malinterpretado y las "pequeñas cagadas" han sido "sin querer queriendo". Si somos conscientes de ello es difícil reprocharle a ninguna de las partes que alcancen cierto grado de hipersensibilidad. El único problema es que hay que saber verlo, porque el buen soldado de "guerra fría" destroza al otro mientras en su círculo social queda como el bueno de toda la historia.

Odio este juego. Lo odio porque lo he jugado y sé que cuando la partida se alarga es cansino; lo quieres dejar y la otra persona sigue y sigue hasta el infinito. Lo odio porque cuando a algún amigo se le cruzan los cables e inicia una batalla me niego a seguirle el rollo porque no soy capaz de putear a las personas que aprecio. Lástima que dichas personas no sean de mi mismo parecer.

6 comentarios:

Misaoshi dijo...

Mira, yo de esto no entiendo XD a mi todo ha sido claro a la cara, no recuerdo ninguna situación así, o eso, o es que las pillaba.

Pero sí, sucede demasiado a menudo y a los afectados se les nota mucho y molesta bastante :/ sobretodo cuando te dicen cosas malas de la otra persona a escondidas y el otro del otro y viceversa permanente...

Jill dijo...

Misaoshi: Uhmm, no me refería a poner verde a la gente a escondidas pero también se podría incluír en la guerra fría. xDD

Es como... no sé, cuando un hermano pequeño sabe que el mayor es celoso y para hacerle rabiar se pasa el día abrazado a su madre y dandole besitos... O cuando alguna amiga para joder empieza a tirarle los trastos al chico que te gusta aunque él no le interese... son este tipo de chorradas.

¡Hasta una tarta puede formar parte de una guerra fría! xDD

Nimbusaeta dijo...

Yo también lo odio, y con mi madre me pasa constantemente :S a lo mejor ayuda eso de ponerle nombre.

Whisky dijo...

Hacerse fotos con alguien y publicarlas por todo, saber donde va a estar la otra persona e ir bien acompañado (tema celos expareja, no matones rumanos), ...

Como siempre lo mejor de todo es ignorar completamente los ataques del otro. "Don't feed the troll", si el otro no vé que te afectan sus actos pues se cansará de hacerlos.

Crisis dijo...

¡Cómo entiendo ese término! la Guerra Fría interpersonal... deberías acuñarlo.
Suelo ser buena en forzar ese tipo de situaciones, quiero decir, con las herramientas para que resulten, porque paciencia tengo la justa y acabo explotando antes de lo que me gustaría... así que toda la estrategia al garete xD
Un besazo, guapa! ojalá escribas más a menudo por aquí, que me ha gustado a lot ;)

Eriwen dijo...

Es una guerra psicológica, hay que ser muy listo y conocer bien a tu oponente, es una guerra de desgaste.

Lo mejor es no iniciar este tipo de conflictos.