jueves, agosto 16, 2007

Adiós bolita peluda

Hasta ayer tenía un hámster ruso.

Me lo regaló mi hermano por mi cumpleaños hace más de tres años. Se llamaba Ebi-chan, cómo el hámster pervertido de un delirante anime con el que estaba medio obsesionada por aquella época. Este nuevo amigo fue el objeto de mis experimentos sobre condicionamiento operante durante mi primer año de universidad entrenándole para que se subiera a mi mano cuando se realizasen una serie de pautas.

Al principio era gris, activo, violento y con los ojos del mismo tamaño; sin embargo, con el paso de los años su pelo se volvió blanquecino, dejó la rueda por las pipas y, aunque siguió conservando esos arranques de odio hacia la humanidad, uno de sus ojos aumentó de tamaño (eso o el otro disminuyó, no se los había medido antes del suceso).

A pesar de que la media de vida de un hámster de este tipo ronda entre los 2 y los 2'5 años pude disfrutar de su compañía durante más de tres largos años (casi cuatro). Esta extraña durabilidad me hizo pensar, a pesar de sus evidentes muestras de vejez, que era inmortal.

Así que, cuando se semi-arrastraba por la jaula a causa de su parálisis de las extremidades inferiores (supongo que causada por artritis o por su edad misma) o cuando se intentaba subir al bol del alimento y se caía panza arriba obligándome a ayudarle a subir con un empujoncito en el culo, yo no me reía, sino que le observaba con admiración. No me importaba tampoco limpiarle con bastoncillos húmedos cuando se manchaba con su propio orín, ni ponerle agua mineral en el bebedero y darle suplementos alimenticios como fruta, verduras, pan y queso.

Sin embargo, a pesar de creer que era inmortal, en el fondo de mi corazón sabía que mi pequeño amigo no podría correr tal suerte y que no se puede escapar siempre del abrazo de la muerte, la muy puta siempre espera en cualquier esquina. Me era imposible evitar comprobar si seguía respirando cada vez que pasaba por delante de la jaula, como cualquier buena enfermera.

Ayer ocurrió lo inevitable y me lo encontré tieso, sin vida. Medio blando, medio duro, con la boca medio abierta. Estaba muerto, ya no era él.

Una verdadera lástima.

Nunca olvidaré su grito de guerra cuando intentaba cogerlo y él no quería: "¡Kiiiiiii!"

8 comentarios:

Un año en Amman dijo...

Extraños juguetes para un hamster según la foto. Aunque claro, si es ruso habrá que respetar sus costumbres.

Qué tristeza produce la pérdida de estos animalitos... no quiero ni pensarlo.

Menos mal que solo espichan gatos cuando la gente no postea.

Yamy dijo...

yo tuve un hamster ruso monísimo, me duró menos que un hamster normal...cogía mi pulgar y lo lamía.. parecía un perrito...

y el mejor de los hamsters.. fue uno blanco de pelo largo... el cual cepillaba ...se quedaba quieto.. relajado.... me duró unos 3 años...

ahora no puedo tener ratones porque mi gata se vuelve loca con ellos... xD

Anónimo dijo...

Nunca permitiria que mi pobre animal llegase al extremo de estar enjaulado y esperar a que muera de viejo con paralisis, carajo los animales tienen derecho a escoger donde mueren y si he tenido un gato y un cuy y ambos se les da la gana de donde morir y a la hora que lo desean. pero encerrarlo y hacerle la vida más miserable no me parece correcto. dgcarlo64@yahoo.com

Jill Bioskop dijo...

Me esforzaría para sentirme dolida por tu comentario, sin embargo me da pereza.

Cada cual es libre de escoger cómo tener a su hamster, si a ti te gusta tener un rodeor suelto por casa y arriesgarte a pisarlo... cosa tuya. No sé cuantos animalillos habrán muerto cruelmente bajo tus calcetines, pero en mi caso ninguno. :)

Si crees que por vivir más que el resto por mis esforzados cuidados su vida ratonil fue más miserable... Oh, te suplico que me expliques qué cuidados serían los correctos.

anghyyadomu dijo...

hola,yo tengo un hamster que tiene 18 años (6meses humano)y evitare no ponerme triste de lo que dijo el del anonimo,pues yo sufro tener que ver enserrado a mi hamster en su jaula.por eso yo cada dia en la noche ha que explore la libertad y que descubra que es el mundo que tiene a su alrededor.cuando este bien preparado puede que le deje en livertad

Jill dijo...

Uhmm... es bueno que saques a tu hamster a pasear y le dejes corretear por allí. Pero eso es algo que debes hacer siempre bajo supervisión, es bastante peligroso para él dejarlo en libertad porque, al ser un animalillo tan pequeño y tan poco visible, puedes perderlo por casa y encontrar los pocos restos que queden de él después de un par de años tras un cajón (horrible experiencia de un amigo).
Otro problema es que los roedores roen y en las casas hay muchos cables y si le pega por roerlos puede electrocutarse.

Si fuera un animal más grande, como un conejo, podrías habilitar un espacio seguro de tu casa para que pudiera campar a sus anchas. Un espacio sin cables y sin la posibilidad de que le cayeran cosas encima y pudieran chafarlo. Eso sí, dejarlo totalmente suelto por casa es algo que hará peligrar gravemente su vida. Piensa que tu casa no es como su hábitat natural y hay bastantes elementos que pueden producirle daño.

Han pasado tres años desde este post y cuando leo el comentario del anónimo no puedo evitar reír. Que pánfilo. xD

Misaoshi dijo...

Porrrfa borra el primer comentario "eliminado por el autor" Estoy borrando mis fotos de internet y me sale una y otra vez esa a raíz de ese comentario.

Jill dijo...

¡Hecho! :D