miércoles, septiembre 12, 2007

Pequeña conversación

P- Al principio de todo estaban solos Dios y Jill y, si te fijas... ¿Quién está aquí presente?
T- Es verdad, ¿Qué le hiciste?
Jill - Me lo comí.

Pequeña conversación que tuve con dos amigos mientras les intentaba convencer de que en realidad yo era Dios y que la posibilidad de explicar científicamente el universo fue un malévolo plan para confundir a las simples mentes humanas para evitar la sobrepoblación del cielo y frenar el precio de la vivienda en el mismo.

Simples mortales... ¿Pensabais que sacrificaría mi divino nivel de vida para albergar a más de vosotros en mi jardín celeste?

Post producto del agotamiento psicológico.

No hay comentarios: