miércoles, octubre 19, 2011

En el horizonte...

A finales de la semana pasada me decidí definitivamente y di el paso. En el horizonte, un culo con una dureza capaz de parar balas; en mi mano, la mochila con todo lo necesario para hacer deporte. Bienvenida de nuevo al gimnasio

El primer día fui a las máquinas apoyada psicológicamente por una amiga. Una monitora nos hizo un plan de trabajo completo para noobs, un inicio suave que aumentaría su intensidad al cabo de un mes. Mis gelatinosas nalgas y yo comenzamos la tabla llenas de ilusión. Poco más tarde (mi flácido culo, tríceps, abdominales, muchos otros músculos cuyo nombre desconozco y yo) nos cagábamos en todos sus muertos. Y no, no nos dejamos ni uno de ellos, tuve la delicadeza de preguntar.

Para empezar, me di cuenta de que tengo la misma condición física de una pera y, como todos ya sabréis, las frutas no van al gimnasio. Mis brazos, esos hercúleos brazos que cargaban cajas sin parar en el trabajo, hoy en día son dos palos carentes de músculos. Casi ni me explico ni cómo los muevo o cómo soy capaz de sostener el móvil sin agotarme. 

No contenta con auto-humillarme públicamente utilizando las máquinas al mínimo peso posible con la misma cara que pondría si me dieran descargas eléctricas en los pezones, el esfuerzo físico fue demasiado y me dio un bajón de tensión. No me desmayé, pero casi doy un espectáculo digno de la niña del exorcista en mitad de la sala. Si hubiera dado rienda suelta a mi estómago sólo me hubiera faltado girar la cabeza 180º y mantener relaciones sexuales con un crucifijo para que encendieran el foco de llamada y apareciera el Papamóvil.

El fin de semana ha sido un infierno. Las agujetas, esas hijas de perra que salen en los lugares más inverosímiles, me estuvieron torturando hasta el domingo. Mi madre, totalmente consciente de mi problema, decidió compadecerse de mí y explotarme a base de encargos y tareas... no sea que pudiera dejar de llorar cinco minutos.


Afortunadamente mi segundo día de gimnasio no ha sido tan doloroso. Es más, me lo he pasado tan bien que mañana pienso repetir.

En próximos episodios: las duchas femeninas, ese extraño lugar.

9 comentarios:

Ironic Woman dijo...

A mi me encantaba ir al gimnasio, hacer máquinas y matarme un poco en la cinta y en la bici, o ponerme en la elíptica a escuchar a beyonce para motivarme.

Ahora, a falta de posibles para pagar uno, salgo a correr 3 veces por semana (empecé la semana pasada!) y en fin, enseguida se ven los resultados.

No te desanimes, el dolor implica que haces bien el ejercicio (triste pero cierto) y en un par de semanas notarás resultados, sobretodo en el culo. Almenos es ahi donde yo lo noto siempre primero.

Un saludo y animos guapísima, que te he visto en fotos...y no estas nada mal ;P

Kurai dijo...

Lo que me he podido reír xDD

Yo empiezo el mes que viene, pero iré al polideportivo de al lado de casa. Como es tan barato, dudo que nadie venga a torturarme con tabla de ejercicios =D

Misaoshi dijo...

Si hubiera ido el Papa tendrías que haber hecho un video xDDD

Ya ves, como el primer día que hice spinning. Tenía agujetas en los labios vaginales...

Andreu Romero dijo...

Naada, no hay que gastar pasta en gimnasios. Cucurucho, y mucho. Y no cenar. Con eso es suficiente ^^.
No has visto nunca la bella escalerita de piedra que sube a Bellver? La demoledora de nalgas la llaman, ¡y gratis! XD.

Margalida Cerdà dijo...

Esperaré ansiosamente el articulo sobre las duchas, hahaha! Yo ahora también me animado a luchar contra mis carnes flácidas fruto de la felicidad y el acomodamiento. "-El aquagym es muy guay!" dicen todas las que no lo han probado. Tu ponte 45 min subiendo y bajando un mierda escalon que no llega a un palmo debajo del agua, ah! he intenta ir tan rápido como el monitor que el listo está fuera de la piscina.
Nada chica ánimo!

Sar@! dijo...

A mí el gimnasio me aburre enormemente, sobre todo la parte de musculación. Aunque vayas con música para motivarte es super monótono, y luego están los cachas que te miran como sufres con 10 kilos, cuando ellos levantan 50, y pasas vergüenza xDDD. Lo peor, es que yo iba tan rancia vestida al gimnasio que eso que dicen de que se liga en él...yo ni de coña (igual es que simplemente soy fea xDDD). Era pa verme.
Por eso, espero que algún día un alma caritativa se apunte conmigo, a hacer bici (que es lo único del gimnasio que me gusta, porque odio correr), o a hacer yoga o pilates (que no veas como jode).
Ánimo y enséñanos una foto del antes y después de tus glúteos xDDD.
Saludos!

Sir Arthur dijo...

No te preocupes Jill, eso es algo que nos ocurre a todos. Yo recuerdo que el primer dia de gimnasio conoci nuevos musculos en mi cuerpo por que me estaban doliendo partes que ni sospechaba que existian.
Lo peor es que si trabajas bien y te avs superando, las agujetas se volveran una parte normal de tu vida

Mr Blogger dijo...

Bueno, el gimnasio como el masoquismo es cogerle el gustillo y la costumbre. Cada día te encontrarás mejor, ya verás

Jill dijo...

Ironic Woman: a mí también me encanta, se me pasa el tiempo volando y luego salgo súper feliz y relajada.

Estuve planteándome seriamente ir a correr por la ciudad, pero al final me dio vergüenza porque tengo muy poca resistencia. ú_ù Quizá cuando acabe los seis meses de gimnasio me anime. :D

Por ahora resultados no he visto ninguno, y mira que voy tres veces por semana y los días que no voy muchas veces hago bici en casa. xD
Estoy de mejor humor, menos estresada (y mucho más cansada xD) y quizá sí que cada vez vaya cogiendo más resistencia... pero en el exterior no se nota nada de nada. xD

Un beso preciosa. >_< No me digas cosas bonitas que me dan ganas de estrujarte.

Kurai: la tabla de ejercicios tuve que irla a pedir yo. xD La verdad es que no la he vuelto a hacer, prefiero ir a clases que por lo menos me hacen reír cuando sudo y puedo escuchar música tranquila sin temer que el mp3 se me enrede con la máquina y acabe muriendo de forma horrible. ¿Imaginas? xD

Misaoshi: creo que te pusiste en la bici al revés. xDDD

Poco a poco voy entrenando mi resistencia a las agujetas, a ver cuando consigo no tener. >_<

Andreu Romero: malditas escaleras. Hace unas tres semanas fuimos a Bellver y mi culo estuvo llorando varios días por la experiencia. En serio, pobre gente la que vivía allí. xDD

Lidaaaaaaaaaaaaaa! Hace mil años aproximadamente que no sé de ti. xD

El aquagym no lo he probado aún, lo hacen a horas un poco complicadas para mí. Pero algún día debería ir para ver que tal es. xD

Por ahora he ido a power-disc, salsa y estils. En salsa pasé una vergüenza increíble. Soy súper torpe. xD A ver si coincidimos algún día y sudamos juntas. xD

Sar@: creo que si enseñara mi culo a la humanidad me detendrían por crímenes contra la humanidad. xD

En el gimnasio también voy con unas pintas nada sexys. Veo a las chicas que van con modelitos súper monos, conjuntaditas y arregladitas... y me doy cuenta de que parece que acabo de salir del barrio más delictivo de la ciudad y que me he colado en el gimnasio para robarles el cobre de las máquinas. Sniff. :_(

Si te gusta la bici y no tienes con quien ir puedes plantearte comprarte una directamente. Un amigo mío se compró una por 170, lo que equivaldría a unos cuantos meses de gimnasio en algunos gimnasios. xD A la larga es más barato.

Sir Arthur: espero desarrollar algún tipo de parafilia hacia las agujetas, así disfrutaré teniéndolas y dejaré de maldecir a mi pobre madre. xD

Mr. Blogger: al final me podréis encontrar fustigandome con un látigo de siete colas mientras corro en la cinta. xD

Si he de ser masoca lo seo del todo (que va, si ya me encanta sólo por los efectos secundarios en neurotransmisores xD).